Las españolas cambiamos nuestros valores al ser madres

Las españolas cambiamos nuestros valores al ser madres

Escrito por: Mónica M. Bernardo    1 marzo 2010     4 Comentarios     2 minutos

Cuando una mujer se queda embarazada comienza una nueva etapa en su vida en la que comienza a ver las cosas de manera diferente. Sin embargo, la llegada de un bebé a su vida constituye una auténtica revolución que consigue cambiar los valores más intrínsecos de estas mujeres.

La visión del mundo se transforma lo que, a su vez, causa que las nuevas madres españolas valoren cosas que antes no apreciaban, cambien su opinión sobre determinados aspectos de la vida y, en definitiva, se conviertan en personas diferentes, y mejores, en general. Así lo concluye el primer ‘Informe Nacional sobre la Infancia y la Maternidad en España 2010’, elaborado por la firma de artículos de cuidado del bebé Chicco.

Cambios que se producen en una gran parte de las mujeres ya que recordemos que este mismo estudio nos revelaba que el 87 por ciento de las españolas desea ser madre, aunque los hijos llegarán cuando estén servidas de salud, dinero y amor.

Y es que siempre se ha dicho que la llegada de un bebé te cambia la vida, pero esta aseveración tiene más trasfondo del que parece. No sólo cambian los horarios, las actividades de ocio o los hábitos de sueños, sino que las relaciones personales, los valores y la visión de la vida, en general, también se ven afectados por la nueva incorporación familiar.

Parece ser que la maternidad genera mujeres que tienen una mayor capacidad de sacrificio, son mucho más responsables y se vuelven más sensibles ante cualquier tipo de injusticia. Además son personas que se vuelven más generosas ya que sienten la necesidad apremiante de hacer algo por los demás, y siente una mayor preocupación por la enfermedad y la muerte.

Un cambio de valores que quizá viene motivado por su dedicación al pequeño, dicen los responsables del estudio. De hecho, el 77 por ciento de las mujeres encuestadas se dedica en exclusiva a su bebé y el 92 por ciento dice acoplarse a los horarios de su hijo. Asimismo, el 86 por ciento además relega sus actividades de ocio a un segundo plano y dos de cada tres deja de tener el trabajo como su principal prioridad.

Pagina oficial | Chicco
Foto | Bocavermelha-l.b. en Flickr


2 comentarios

  1. Inés Mª dice:

    Pues sí, Mónica tiene toda la razón que nadie puede explicar hasta que no se llega a ese estado .
    Claro es, que quizás noto das les pase eso y piensen igual, pero es tal la mayoria que algo va mal en las que no les ocurre así. Porque tenemos que reflexionar en que la fase de embarazo y siguiente, el parto, trasforma no solo el cuerpo de la mujer, sino su mente, forma de pensar, , ,, y todo lo que conlleva el traer un nuevo ser ( como tu) , no solo es dificil de explicar, sino que quienes lo comentan es mejor que hayan pasado por ello.

  2. Mónica M. Bernardo dice:

    Gracias Inés Mª por tu comentario. Cada persona es un mundo y cada embarazo diferente y seguro que cada madre lo siente de manera distinta. Lo que parece que sí que nos ocurre a todas es que nos cambia la percepción de las cosas, aunque a cada una le cambie de una manera diferente.

    Gracias por seguirnos, un abrazo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.