23 marzo 2009 Consejos, Lactancia, Recién Nacido, Salud

Durmiendo
La atopia es la predisposición genética a desarrollar manifestaciones alérgicas. Si el niño es hijo de dos padres alérgicos tiene el 80 por ciento de posibilidades de sufrir dicha alergia, el 50 si uno de los padres está sensibilizado y el 14 por ciento si no hay antecedentes. En cualquier caso la aparición puede retrasarse si alejamos al bebé del contacto con los más poderosos alérgenos.

El sistema inmune de los bebés es inmaduro al no estar desarrollado del todo. Las alergias pueden tener consecuencias más serias que en los mayores y son más difíciles de tratar. El pediatra Pedro Barreda propone el siguiente decálogo para la mejor prevención.

  • Administrarle las vacunas obligatorias.
  • Informar al neonatólogo. Esta medida es para evitar que se le de al recién nacido de padres alérgicos, un biberón de leche.
  • Evitar que sea un fumador pasivo. Esto incluye el periodo gestacional.
  • Reducir los ácaros en la vivienda. La humedad y las temperaturas medias favorecen su desarrollo. Se calcula que en un gramo de polvo puede contener entre 2.000 y 15.000 ácaros. Se debe por tanto evitar la acumulación de polvo en los lugares que frecuenta el bebé.
  • No tener animales domésticos.La caspa de los animales es una importante fuente de alergias y un problema para los niños con atopía.
  • Lactancia materna los primeros meses de vida. La leche materna no produce alergias y es fuente de anticuerpos que protegen al niño de las infecciones. Cuando crecen, hay leche indicada para niños que sufren alergia.
  • Introducir los alimentos poco a poco. Debería ser el pediatra quien marque el ritmo para dar nuevos alimentos al bebé. Es importante que conozca la historia clínica de los padres.
  • No medicarlo sin prescripción. En este caso no hay predisposición hereditaria sino el uso excesivo e indiscriminado que puede convertir al niño en alérgico a las medicinas.
  • Cuidar correctamente su piel. No todas las dermatitis son alérgicas, pero aparecen con mayor frecuencia en niños con la piel seca y con atopía o posibilidad de sufrirla.
  • Retrasar el ingreso en la guardería.Uno de los factores que más influyen en el asma y las alergias alimentarias, son las infecciones respiratorias e intestinales. Con las repetidas enfermedades, las mucosas se debilitan y quedan más accesibles a los alérgenos.

Algunos de estos consejos son fáciles de seguir, otros por el contrario, como la edad para entrar en la guardería no siempre son factibles. Conocerlos es importante para mejorar la salud de nuestros bebés.

Vía | Pediatra al día
Más información | Enfalac
Foto | Cowlitz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Epoca de alergias 4 mayo 2009
  2. Receta para bebés: Crema de setas 14 noviembre 2012
  3. Recetas de fruta para bebés: Papilla de uva y plátano 13 julio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *