24 septiembre 2011 Parto, Salud

La punción accidental de la duramadre puede causar dolores intensos de cabeza

Si estás en la recta final del embarazo seguro que ya habrás empezado a plantearte si optarás por la epidural o no. Yo siempre fuí de las que pensaban que si antes se hacía sin anestesia yo también podría, pero cuando empezaron las contracciones fuertes supliqué que me pusieran lo que fuera necesario para aliviar el dolor, en este caso la epidural. En el primer parto no me hizo mucho efecto, la verdad. En el segundo fué una maravilla, esos veinte minutos de alivio me supieron a gloria. A punto estuve de dormirme.

Pero surgió una complicación cuando me pincharon, noté un liquidillo resbalando por la espalda y enseguida comprendí que algo iba mal. Efectivamente, “voy a tener que pincharte” dijo la anestesista. Y al preguntarle el motivo me contestó “he pinchado duramadre”. Lo siguiente que ocurrió es que me bajó de golpe la tensión y empecé a notar angustia. Rápidamente me estabilizaron y procedieron a pincharme de nuevo, a partir de ahí el parto fué pan comido.

La punción accidental de la duramadre es la complicación más frecuente al utilizar la epidural. Este accidente se dá cuando el anestesista inserta más de lo debido la aguja llegando a la duramadre. Se produce una pérdida de líquido cefalorraquídeo que ocasiona una disminución de la presión intracraneana, lo que produce que el paciente tenga grandes dolores de cabeza. Existen factores que ya predisponen a tener estos dolores en el caso de punción. La edad, cuanto más jóven eres más predispuesta estás. El tipo de aguja utilizada también influye, y cuando estás embarazada eres más propensa.

Los síntomas de la cefalea son:

  • El dolor se localiza en región fronto-occipital
  • Dolor más intenso si te levantas
  • Nauseas, vómitos
  • Rigidez de nuca

Afortunadamente, yo no tuve estos traumáticos dolores. Me avisaron de que podría permanecer en cama dos semanas e incluso me advirtieron de que podía darse el caso de que me quedase ingresada con mi bebé. Pero no fué así, no tuve nada más que un poquito de dolor el primer día si me levantaba. Creo que fué gracias a la intervención del anestesista después de pincharme. Una de las medidas como profilaxis a la cefalea es la administración a través del catéter solución salina fisológica; y eso es lo que me hicieron a mí durante 24 horas. Así que cuando firmes el consentimiento de anestesia, asegúrate de que sabes todos los riesgos que conlleva.

Vía | Analgesia Regional y Control del Dolor
Foto | Flickr-Bramus!

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 septiembre 2011
  2. Los partos de ahora duran más que hace cinco décadas 14 abril 2012
  3. Más satisfacción sin epidural 6 enero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *