29 septiembre 2016 Consejos, Embarazo

remedios caseros insomnio

A lo largo del embarazo son un buen número las molestias que se nos presentan. Pequeños o grandes trastornos que consiguen que nuestra vida se vea trastocada en su ritmo habitual. En la mayoría de los casos sólo se producen durante un breve periodo de tiempo y se suelen pasar a medida que avanza el embarazo; en otros tendremos que esperar a que nazca el bebé.

Ya hemos visto como una de las más habituales suele ser el estreñimiento. Otro, que se presenta, casi, en la totalidad de las mujeres gestantes, es el insomnio, especialmente a partir del tercer mes. La necesidad de ir al baño con frecuencia, los movimientos del bebé (que parece que se reactiva cuando nos vamos a descansar) o la dificultad para encontrar la postura perfecta en la cama, son sólo algunos de los impedimentos que nos encontramos. Pero ¿sabes qué puedes hacer para evitarlos o, al menos, mejorarlos?

Además de intentar mantener un horario específico, y siempre igual, para ir a la cama; no abusar de cenas pesadas o evitar aquellas bebidas que contengan excitantes como la cafeína, también podríamos probar a hacer alguna técnica de relajación como el yoga, por ejemplo, antes de ir a la cama; ponernos música tranquila o leer hasta que nos sintamos cansadas.

Pero también existen algunos remedios caseros que nos pueden venir estupendamente:

  • Baño de agua tibia. Sumérgete en un relajante baño de agua que no esté muy caliente, ni tampoco fría. Si, además, le pones una gotitas de esencia de lavanda, mucho mejor. De igual modo esta esencia también puedes utilizarla si tienes algún vaporizador en tu cuarto.
  • Aceite de almendras. Tras el baño podemos frotar nuestro cuerpo, especialmente los pies que son los que más soportan el cansancio, con aceite de almendras.
  • Infusión de limón. Introduce dos hojas de limón en una taza de agua hirviendo y déjala que saque todo su sabor. Tómala media hora antes de irte a la cama, si no te gusta el sabor, ya que te puede resultar muy fuerte, añade una cucharadita de miel.
  • Vinagre de manzana y miel. En una taza de agua caliente vamos a añadir una cucharadita de miel y dos de vinagre de manzana, dejar reposar cinco minutos y tomarla antes de ir a la cama.
  • Té de lechuga. Se trata de hervir hojas de lechuga, unos veinte minutos, para después colar el líquido y beberlo. Al parecer es uno de los remedios más efectivos para encontrar la relajación.

En cualquier caso, y más allá de los trucos que podemos realizar en casa y que nos servirán como un alivio, también podemos, y debemos, consultar a nuestro médico ya que él será capaz de darnos los consejos adecuados para que tengamos una gestación mucho más agradable y, sobre todo, descansada.

Fotos | Web del bebé

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *