7 diciembre 2011 Consejos, Juegos y juguetes, Seguridad

Cualquier juguete no sirve
Aunque a los niños les gustan casi todos, no sirve cualquier juguete para cualquier niño. Hay que tener algunas cosas en cuenta y lo más importante es la seguridad. El juguete debe llevar el sello de CE que indica que dicho juguete cumple las normativas europeas de seguridad. Lo mejor es comprar en tiendas de confianza y deberíamos evitar, especialmente para los niños más pequeños que se llevan las cosas a la boca, las tiendas de todo a cien.

El Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles de la Asociación Española de Pediatría (AEP) nos da otras pautas para garantizar que el niño no tendrá nada peligroso entre manos cuando reciba sus juguetes. El artículo debe ser adecuado para la edad y las habilidades del niño. Tenemos que hacer caso de la edad recomendada y los consejos que pueda dar el fabricante.

El juguete se debe montar siguiendo las instrucciones, que deben conservarse junto al ticket de compra por si hubiera algún defecto o futuras reclamaciones. El embalaje no forma parte del juguete, hay que cerciorarse de que no queda ninguna gomita o ningún plástico o alambre que puedan dañar al bebé. Los globos, dardos y flechas no son juguetes adecuados para los bebés. Si los primeros explotan hay que asegurar que no queda ningún trocito que el niño pueda llevarse a la boca.

Para los menores de 36 meses, 3 añitos, las piezas no deben ser inferiores a 4.4 centímetros. Siempre hay que supervisar al niño cuando esté jugando y animarle a recoger cuando termine. Para ello hay que proporcionarle un lugar seguro, baúl, estantería o cajones, que además evitarán accidentes por tropiezos. Hay que usar las medidas de protección si son necesarias, como casco en la bicicleta o rodilleras, muñequeras y coderas con los patines.

Hay que revisar los juguetes de vez en cuando por si alguna pieza se ha soltado y puede ser peligrosa. Además deben estar limpios, los peluches son aspiradoras de polvo que pueden perjudicar al bebé. Respecto a los videojuegos, los expertos aconsejan no dejarles jugar más de dos horas diarias porque fomentan el sedentarismo, la obesidad y el aislamiento, entre otros. Y, por supuesto, también hay que controlar con que videojuego se entretienen.

Como decía hace unos días, cuando tenemos más de un hijo nos relajamos un poco. No está de más recordar estas recomendaciones para estar más atentos. Es por la seguridad de los pequeños.

Foto | Flickr-Sadik
Más información | AEPED

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *