7 julio 2010 Desarrollo, Educación

Observar al bebé con calma es lo mejor para su desarrollo
Teresa Godall es madre, maestra y pedagoga . Está impartiendo el curso Aportaciones y claves de la movilidad propia de los niños entre 0 y 3 años. Se basa en las tesis, que ha estudiado en profundidad, de la pediatra húngara Emmi Pikler quien defiende la importancia de observar a los bebés. Pikler, nacida en 1902 describió el desarrollo motor autónomo del bebé y concluyó como debemos educar a los niños para que evolucionen sanos, sin enfermedades ni accidentes.

Godall nos explica que a pesar de que los bebés tienen comportamientos universales, también tienen su propia individualidad con su propio caracter y maneras de hacer muy diversas. La observación del pequeño nos permitiría darle los recursos necesarios para su correcto desarrollo siguiendo sus propios intereses. Se trata de ofrecer a cada bebé lo que necesita.

El trabajo y el estrés que provoca, además de las altas expectativas y exigencias, van contra una relación tranquila, libre y relajada. Se impone al bebé unas pautas en lugar de permitirle tener su propio ritmo de desarrollo y crecimiento. Queremos y mimamos a nuestros niños pero esperamos que cumplan unas metas en unos momentos determinados y no atendemos a sus propias características.

Pikler desarrolló una escala de motricidad que amplía las tres posiciones básicas, tumbado, sentado y de pie. En ella describe posiciones bisagra que son las que les ayudan a dar el siguiente paso. Una de ellas sería el gateo, pero también hay otras: recostado, semisentado, una posición de cuadripedia llamada del oso, etc. El bebé en libertad desarrolla hasta 10 o 12 formas de sentarse, lo que le dará flexibilidad y disponibilidad corporal.

Creo que hoy día son muy pocos los padres que pueden poner en práctica este tipo de educación. La imposible conciliación laboral y familiar y las exigencias que nos autoimponemos las madres principalmente, no dejan tiempo para simplemente observar y así facilitar el desarrollo del bebé de acuerdo con su personalidad. Cada día estoy más convencida de que poder pedir un tiempo de excedencia y dedicarte en exclusiva a cuidar a tu bebé, es lo mejor para tí y sobre todo para él. El lujo de poder sentarte y verle descubrir el mundo es impagable.

La entrevista completa a Godall podeís verla en el enlace que dejamos más abajo.

Vía | Diario Vasco
Foto | Flickr-Mikeporcenaluk

También te puede interesar

Comentarios

4 comentarios
  • Susana

    Muy bien traído, Belén. Las exigencias en los hitos de desarrollo no se limitan a la familia, en las revisiones médicas hacen preguntas concretas al respecto. En mi caso cuento con un pediatra con la mano muy abierta al respecto, nunca me ha alarmado con nada, pero mi mismo hermano es pediatra y me ha sugerido más de una vez que lleve al niño a un centro de estimulación porque no caminaba -autónomamente- con 15 meses. Aunque estoy muy quemada la verdad por llevarlo de la mano por todos los lados, sigo pensando que no quiero estimulación especial, sólo conocer pautas para estimularle nosotros en su familia, que sabemos la historia que hay detrás de esto y no tiene nada que ver con problemas motrices ó neurológicos, pero esas pautas no me las dice nadie y es ahí donde más problemas me encuentro, que sé como quiero ayudarle, pero no cómo.
    Excedencia para cuidar al bebé, de acuerdo contigo. Pero también un entorno más protector con la madre, te lo dice una que por cuestiones laborales-familiares ha tenido que cuidar al suyo muchos meses como si fuera madre soltera en tierra extranjera, benditas sean.
    Y más cultura de aprendizaje de cuidados de los bebés, no sabemos nada de lactancia la verdad hasta que nos encontramos al bebé en brazos, pero tampoco de alimentación ni de lo que aquí se trata.
    Seguiré investigando por esta vía. Gracias

  • Belén

    Susana, si no hay nada médico por lo que el niño no camine, estoy contigo en que ya lo hará. Confía en tu instinto, nadie conoce mejor a tu peque y seguro que sabes como estimularle, lo estarás haciendo sin ser consciente. Supongo que lo típico ya lo sabes, poner algo que le guste no muy lejos, dejarle que se agarre a las sillas y sofás, celebrar que ha dado un pasito, dejar que se caiga, sin hacerse daño, etc.
    Respecto a la protección a las madres, es la lucha de nuestro tiempo, y entre otras causas es culpa nuestra que no nos enfrentamos a las imposiciones sociales. Pero eso es un largo debate.
    Me alegro de que te haya gustado Pikler, para mí ha sido un gran descubrimiento. Un saludo y gracias por tu interesante comentario.

  • Belen

    Excelente articulo.
    Respetar al niño como ser humano ,apprender a observarlo y establecer una comunicacián honesta y clara con él
    A lo mejor posemos comunicarnos y compartir información.

    -Magdalena.

  • Magdalena, el problema es que para muchos padres es muy dificil encontrar tiempo para simplemente observar, y sin querer se fuerza a los niños a avanzar más rápido de lo que necesitan. No estaría mal que todos dispusieramos de ese tiempo.
    Tienes un blog muy interesante, te leeremos con regularidad. Un saludo

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *