Precauciones para viajar con un bebé a un país tropical

Precauciones para viajar con un bebé a un país tropical

Escrito por: Sacra    6 julio 2010     3 Comentarios     2 minutos

Seguramente más de uno ya estáis planeando vuestras vacaciones. Siempre que la salud no lo impida, tener un bebé no significa quedarse encerrado en casa, es más, si sois de los que os gusta viajar ya podéis ir acostumbrando al pequeño a que se inicie en tan estupenda afición, son algunos años que le esperan, al menos hasta que se independice, que le toca acatar las preferencias de papá y mamá, así que cuanto antes se haga a la idea, mucho mejor.

En principio no tiene que haber ningún destino prohibido, pero sí es cierto que debéis informaros de las enfermedades de riesgo que existen en esa zona del planeta. Todos sabemos que un bebé menor de 18 meses es muy vulnerable a los contagios por eso hay que ser muy prudentes planeando las vacaciones, sobre todo si vamos a dirigirnos a algún país exótico.

Primero debemos ponernos en contacto con el departamento de vacunaciones extranjeras de la consejería de salud de la comunidad autónoma correspondiente. Allí nos van a informar de las enfermedades que pueden proliferar, así como de las vacunas que necesitaremos para poner freno al contagio. De igual modo deben indicarnos las medidas extraordinarias, si las hubieran, en cuanto a alimentación y a higiene.

Las vacunas más frecuentes son la de la hepatitis A (para mayores de 12 meses) y la de la fiebre tifoidea. En el caso que pidieran, también, la del sarampión, la dosis que se le debe administrar a los 15 meses, se le puede adelantar a los 12. En algunos países también se exige la de la fiebre amarilla. Esta vacuna produce efectos secundarios y nunca es administrada a bebés menores de 9 meses o alérgicos al huevo, por lo tanto deberás presentar un certificado como que el niño no está vacunado. No debemos olvidar que en muchos países se exige la cartilla de vacunación, del mismo modo que el pasaporte.

La malaria o paludismo son muy frecuentes en algunos países. Para esta enfermedad no existe vacuna, pero sí un antipalúdico que se toma antes y después del viaje. No olvidar, tampoco, que la mayoría de vacunas empiezan a ser efectivas 15 o 20 días después de su administración, por lo tanto debes visitar a tu pediatra con, al menos, un mes y medio antes de salir de viaje.

Vía | Ser Padres


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.