31 julio 2012 Padres y madres

Nuevo tratamiento genetico

En La Fe se han registrado 11 nacimientos de pequeños que se encuentran libres de enfermedades hereditarias. En la actualidad cinco mujeres más se encuentran embarazadas luego de haber pasado por un proceso mediante el cual se evita la transmisión de patologías de origen genético.

Mediante el uso de las nuevas tecnologías se ha permitido analizar la enfermedad dentro de la célula del embrión y así poder tomar un embrión sano y transferirlo al útero de la madre. A partir de ese momento el embarazo sigue normalmente. Para tener éxito es necesario implantar dentro del útero materno embriones que sean sanos o cromosómicamente normales.

Mediante este tipo de tratamiento se ha logrado ganar una batalla que parecía imposible, saltarse la genética de los padreas afectados por una enfermedad que inevitablemente le iban a transmitir a sus pequeños. Ahora, cuando una pareja sabe que tiene una enfermedad que puede ser trasmitida a sus hijos puede acudir a estos centros de atención.

Para esto es necesario que se diagnostique de manera precoz las alteraciones que pueden llegar a existir. Cuando una pareja descubre que tiene una enfermedad debe acudir a su medico quien la derivará a algún centro especializado, así se decidirá que proceso se debe seguir. El primer paso, seguramente, será analizar la enfermedad en la célula del embrión.

Desde que se comienza a realizar el tratamiento hasta que se confirma el embarazo puede pasar un lapso de tiempo que puede variar, dependiendo la complejidad, entre tres y seis meses.

Por último debemos aclararte que desde el centro en La Fe destacaron que por encima de los 37 año no llegaron a ningún embarazo a término, por eso han decidido distanciarse de la aplicación de las técnicas a mujeres que superen los 38 años.

Vía | Las Provincia
Foto | Flickr – Gubriana

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 julio 2012
  2. El posible origen de los miedos infantiles 22 septiembre 2012
  3. Enfermedades genéticas: Acondroplasia 31 marzo 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *