17 agosto 2009 Desarrollo, Embarazo, Salud

las consecuencias hormonales en nuestro organismo II

Ya hemos visto que las hormonas son las principales causantes de todos los cambios que, con el embarazo, se te vienen encima. Cambios físicos que, no necesariamente, puedes sufrir pero que, seguro, con alguno de ellos te sentirás identificada. Ahora vamos a continuar haciendo un repaso por las más habituales.

Mayor pigmentación. Como consecuencia del embarazo, algunas zonas de tu cuerpo tienden a oscurecerse, esto es debido a que el lactógeno placentario estimula a la creación de la melanina. Los lugares más sensibles a estos cambios son las aureolas mamarias y la linea alba (una raya oscura que va desde el ombligo hasta el pubis). También puede suceder que te salgan algunas manchas en la cara, a esto se le llama cloasma.

Estreñimiento y flatulencia. La progesterona ralentiza el tránsito intestinal por lo que da pie al tan, molesto, estreñimiento. También el cambio del tamaño del útero ayuda a padecer esta molestia.

Gingivitis gravídica. Por culpa de la progesterona, las encías se inflaman volviéndose especialmente sensible para ser atacada por la placa bacteriana.

Retención de líquidos. El aumento de la actividad suprarrenal unida a la acción de los estrógenos y la progesterona, causan el hinchazón de los tobillos y los pies. Aunque no es grave, lo mejor es consular con el ginecólogo.

Indigestión y acidez. Se trata de una combinación de factores. Por un lado el crecimiento del útero hace que los intestinos tengan que modificar su espacio, por lo que es más fácil que los gases suban. Por otro lado las hormonas relajan los músculos estomacales favoreciendo el reflujo y la acidez.

Lumbalgia. Se produce, sobre todo, debido al cambio de postura que debemos adoptar debido al peso de nuestro cuerpo. Aunque, también influye la hormona llamada relaxina, que vuelve más laxos las articulaciones y los ligamentos. Ella es la que relaja la pelvis para que el niño pueda nacer.

Varices. Aparecen por la sobrecarga sanguínea que deben transportar nuestras venas.

Vía | Crecer Feliz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Evitar el estreñimiento durante el embarazo 18 agosto 2009
  2. Disnea, respiración dificultosa durante el embarazo 2 septiembre 2009
  3. Prevenir las varices durante el embarazo 2 marzo 2010
  4. La gingivitis durante el embarazo 12 julio 2010
  5. Épulis Gravidarum, más problemas dentales en el embarazo 17 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *