26 agosto 2017 Embarazo, Nutrición

vitamina b3 y embarazo

Mucho se ha hablado, y se seguirá hablando, sobre la alimentación durante el embarazo y la influencia que tiene en el bebé. Más allá de las creencias, poco recomendables, de que “hay que comer por dos” o “hay que dar vía libre a todos los caprichos”, es importante que tomemos conciencia de que nuestra alimentación es fundamental para el desarrollo del bebé. Está comprobado que hay nutrientes específicos que ayudan al desarrollo, tanto físico como psíquico, del niños que está gestándose en nuestro interior.

Un nuevo estudio científico, realizado en Australia, nos trae de nuevo el tema de la alimentación en el embarazo y la repercusión en la vida del bebé. En esta ocasión se asocia a la vitamina B3, también conocida como Niacina, con un menor riesgo de que el niño padezca defectos o malformaciones congénitas e, incluso, con un menor riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

Incapacidad para producir la molécula NAD

Muchos de los defectos congénitos que aparecen en nuestros niños, se debe a que nuestro organismo no es capaz de producir una molécula llamada nicotinamida adenina dinucleótida (NAD) y que es la encargada de reparar esa cadena genética defectuosa, ayudando en la comunicación entre las células.

Esta importante investigación, se inició en el año 2005 cuando los médicos tuvieron ante sí el caso de un bebé que nació con graves problemas de salud. Al estudiar a sus padres, comprobaron que presentaban una mutación en un gen que era el responsable de la producción de NAD, por lo tanto el afectado era el bebé que conseguía heredar ese grave problema de salud.

Viendo que este problema se repetía en otras familias, decidieron poner en marcha una investigación con ratones de laboratorio, a los que modificaron genéticamente para que se viera alterada su producción de NAD. Después se les dividió en dos grupos: a uno de ellos se les eliminó de su dieta la vitamina B3 y al otro se les dio alimentos ricos en B3.

embarazo y vitamina B3

La vitamina B3 marca la diferencia

El resultado fue muy aclaratorio ya que aquellas que no tomaron el micronutriente tenían crías que nacían con graves defectos congénitos e, incluso, en gran número ni siquiera llegaban a nacer. Sin embargo, y en el lugar opuesto, aquellas hembras que tomaron un suplemento de B3 dieron a luz hijos totalmente sanos.

Para los investigadores, este descubrimiento supone un gran avance en el mundo de la ciencia, sólo comparable como cuando se asoció el uso del ácido fólico y el riesgo de que el bebé padeciera espina bífida. Por eso es importante que se pudiera detectar aquellas embarazadas que presenten un bajo nivel de niacina y que, por lo tanto, presentan un riesgo mayor de tener bebés enfermos, por lo que sería recomendable ofrecerles un suplemento de vitamina B3 en su dieta, con el fin de compensar ese defecto en su cadena genética y las terribles consecuencias que puede dar como herencia a su bebé.

Vía | Webconsultas
Fotos | Telemundo y Tu maternidad

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *