19 mayo 2017 Salud

Alimentos

Uno de los problemas que tiene la sociedad actual es que los hábitos alimenticios no suelen ser los mejores. O, dicho en otras palabras, no nos alimentamos habitualmente de la manera correcta. Esto tiene consecuencias sobre la salud y, lo que es peor, sobre el embarazo. Cuando se está en estado, es evidente que el cuerpo debe alimentar a otro ser durante la gestación, por lo que los hábitos de alimentación deben ser más correctos.

En cuestión de alimentación, hay que tener en cuenta que el bebé que está en el interior ingerirá los mismos componentes que la futura madre, lo que se traduce en que, si toman algún tipo de alimento nocivo, este podría hacer que el niño se viera afectado de manera negativa. Por supuesto, no se trata de eliminar de raíz todos los malos hábitos alimenticios. Bastará con llevar una dieta sana y equilibrada, en todos los componentes, consiguiendo que el bebé también se vea beneficiado de las diferentes ventajas.

Existe una recomendación bastante lógica para el embarazo. Según los expertos, durante estos momentos es conveniente que las madres tengan un peso ideal. Ni alto, ni bajo. Y, para conseguir este factor, es evidente que la dieta también debe ser la correcta. Por lo general, para conseguir el denominado estado se come variado: carne, verdura y fruta, entre otros, además de ingerir alimentos en cantidades que no sean excesivas. Es conveniente que consultéis este tema con vuestro médico, o con la persona que os ayude durante el embarazo.

Por otra parte, también hay que decir que durante el embarazo es posible que os recomienden la ingesta de algunas pastillas que consigan devolver el estado normal al cuerpo. Lo más habitual son medicamentos con fuertes componentes de calcio aunque, en todo caso, aconsejamos esta consulta al médico correspondiente. Por supuesto, no penséis que ingerir medicamentos es malo para el embarazo. Hay que prestar atención, en todo caso, a las soluciones que están indicadas.

Nuestra recomendación: durante el embarazo, lo mejor es tener una dieta sana y equilibrada, sin componentes que puedan afectar negativamente al bebé. Si tenéis alguna duda, sobre todo concretar, lo mejor es preguntar al médico con el fin de que os ayude de la manera conveniente.

Vía | BabyCentre
Foto | Pexels – Stokpic

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *