8 diciembre 2009 Desarrollo, Noticias, Salud

La vacuna contra la varicela protege contra el herpes zóster
El herpes zóster provoca una erupción cutánea en forma de vesículas, en las regiones terminales de los nervios sensitivos. Provoca dolor intenso, hormigueo, parálisis o ardor. Dura de dos a tres semanas, pero el dolor o la parálisis puede permanecer meses y en raros casos no desparecer, dependiendo del nervio que se haya visto afectado.

Es contagioso por lo que se recomienda mantener una buena higiene en las manos tras el contacto con un paciente, si no se ha podido evitar. Si no se ha pasado la varicela o no se le ha administrado la vacuna, es preferible no tener ningún contacto con las lesiones ni con el enfermo.

Un estudio realizado en el sur de California, Estados Unidos, ha recogido los datos de 172.163 niños que fueron vacunados entre 2002 y 2008 contra la varicela. A los dos años y medio aproximadamente de haber administrado la vacuna, la incidencia de herpes zóster era menor a la esperada, un caso cada 3.700 niños al año.

La conclusión del equipo de investigación es que vacunar a los niños contra la varicela disminuye el riesgo de contraer también herpes zóster. Aunque se necesitan más estudios para determinar que cepas del virus son las que desarrollan este tipo de herpes. El estudio ha sido publicado en la edición de diciembre de Pediatric Infectious Disease Journal.

Es otro argumento más a favor de la vacunación oficial de los bebés.

Vía | Medline Plus
Foto | Planta medicinales

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *