16 febrero 2010 Consejos, Desarrollo, Opinión

pies

No hay tablas en las que se relacione el tamaño del pie de nuestro hijo con las distintas alturas y pesos. El pie de cada uno de los pequeños cuentan con diferentes características, las mismas se encuentran determinadas por sus propios genes. Lo mejor, por ende, es que el niño llevara puesto un calzado confeccionado a medida. Pero como sabemos eso es casi imposible, entonces no nos queda otra que adaptarnos a los números estándares.

Pero debemos tener en cuenta que no todos los zapatos o zapatillas son adecuados para todos los niños por igual. Los mejores zapatos son los que tienen contrafuerte duro, suela de goma (debes evitar comprar calzado con suela de plástico), cuña blanda y flexible. La altura del zapato o zapatilla debe ser por encima del tobillo para que el pequeño no se los quite con facilidad.

Ten presente, también, que el calzado debe ser lo suficientemente ancho como para que tenga la libertad de mover los dedos de sus pies libremente y no se encimen. Esto lo puede comprobar presionando los laterales del zapato para verificar si queda un espacio libre.

Cuando el pequeño empieza a caminar el pie es proporcionalmente más ancho y amplio que el de un niño mayor y el pequeño almacena en ellos mucha grasa en su cara interna. Para prevenir que sea plano es bueno, que el principio camine descalzo por superficies lisas. De esta manera los dedos de sus pies harán ejercicio, adquiriendo tono y se irá formando el puente del pie.

Vía | Ser Padres Hoy

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *