15 septiembre 2016 Consejos, Padres y madres, Recién Nacido

consejos para el sueño cambiado del bebé

Una de las necesidades básicas, de todo ser humano, que más se ve afectada con el nacimiento de un bebé es la del sueño. Por bien que nos organicemos, que intentemos seguir ciertos consejos o que intentemos delegar en los otros ciertas tareas, todo nuestro horario se verá tocado con la llegada de este pequeño despertador continuo que requerirá nuestra presencia casi todas las horas del día. Afortunadamente esta etapa, como casi todas, pasarán para quedarse en un recuerdo, más o menos leve, de la feliz crianza.

Los bebés recién nacidos suelen dormir durante muchas horas a lo largo de sus primeras semanas tras el parto. Suelen ser periodos de tres horas seguidas, más o menos, que van alternando para tomar su alimento y ser cambiados. Pero puede ocurrir que esta rutina de descanso la lleven mejor durante el día que por la noche. Precisamente cuando nosotros estamos más cansados y necesitados del sueño reparador, a ellos les da por estar despiertos, necesitar nuestras atenciones o apetecerles descubrir el mundo que les rodea, es entonces cuando decimos que el bebé tiene el sueño cambiado.

Dormido y despierto también en el útero

Según se ha podido comprobar, a partir de la semana 30 del embarazo, los bebés experimentan momentos de sueño y vigilia como los que encontrarán una vez hayan nacido. La diferencia es que dentro del vientre de mamá no saben si es de día o de noche ya que el espacio, extremadamente protegido, es igual a cualquier hora, allí no hay reloj y él no tiene que atenerse a ninguna norma horaria.

Una vez el bebé ha nacido se tiene que enfrentar a un montón de estímulos que, antes, eran totalmente ignorados por él: sonidos, luces, movimientos… Según la teoría de algunos científicos, todos estos cambios que se producen en su vida, y que aparecen especialmente durante el día, le aterran tanto que duerme para evitarlos. Es como un mecanismo de defensa natural para protegerse. Así la tranquilidad de la noche le da más confianza, se siente más seguro y prefiere vivirla con toda intensidad.

sueño cambiado en el bebé

¿Qué puedo hacer para regular su sueño?

Cada niño es un mundo y necesita seguir sus propias pautas. Mientras algunos se adaptan fácilmente a ese control horario, otros necesitan ser “ayudados” para que todos podamos descansar. Generalmente es algo que se corrige a las pocas semanas, hasta que el peque encuentra su ritmo, pero si necesitas algún truco aquí te dejo algunos:

  • Evita que duerma más de tres horas seguidas durante el día. Según los expertos, sólo existe un periodo en el que los bebés duermen más de tres horas seguidas a lo largo del día, si este coincide con la noche, es perfecto. Así que vamos a hacer que esos otros periodos más breves sean los diurnos. Si vemos que se pasa de tiempo, lo despertamos.
  • La alimentación y el sueño. Es normal que el bebé después de tomar su ración de leche se quede dormido, si esa toma la hacemos a última hora y podemos asegurarnos que ha comido suficiente, seguro que nos deja dormir un ratito más. Lo de despertarse, incluso de noche, cada tres horas, se irá alargando hasta que la última toma sea para ir a dormir hasta despertarse por la mañana para la próxima.
  • Ayúdale a crear su rutina. Es importante que el niño duerma suficiente, pero está bien que se vaya acostumbrando a las nuevas rutinas de día y noche, es decir, de día hay movimiento, luz, ruido… y de noche toda esa intensidad disminuye. A menudo nos equivocamos con querer mantenerlo en un ritmo de continuo silencio, lo que le hace no habituarse a esos cambios entre los dos periodos del día.

Fotos | Imujer y Embarazo actual

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *