19 junio 2010 Embarazo, Noticias, Opinión

Sólo un 20 por ciento de las fumadoras deja de serlo en el embarazo
Sólo el 20 por ciento de las fumadoras deja de fumar al saberse embarazada, porcentaje que aumenta al 21 por ciento en los primeros meses de embarazo. Son los datos que se manejan en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC), que se está celebrando en Valencia. Según el doctor Plácido Gascó, coordinador del Grupo de Abordaje de Tabaquismo de SemFYC, el motivo de que tantas mujeres mantengan el hábito es la falta de conciencia sobre el daño que puede hacer al feto.

El doctor Gascó recuerda que, fumando, Aumentan los riesgos de aborto y de que el bebé nazca con bajo peso y tendrá más posibilidad de sufrir infecciones respiratorias y más problemas de oído. Añade que, “entre el 30% y el 40% de los casos de muerte súbita en los lactantes son atribuibles al tabaco”.

Por otro lado, el doctor cree que la idea de que fumar poco es menos perjudicial que la ansiedad que provoca dejarlo, está muy extendida y es falsa. La abstinencia de la madre puede provocar taquicardia en el recién nacido y aumento de adrenalina, pero el tabaco también. Gascó señala que hay muchas mujeres que vuelven a fumar al nacer sus hijos porque en el embarazo hay que dejar de fumar por el bebé. Pero recuerda que los fumadores pasivos también sufren daños.

Creo que hay algo importante que se les olvida a los especialistas o al menos que nunca nombran. El tabaco crea una adicción física y psicológica muy fuerte, real y que generalmente precisa de ayuda para poder superarla. Durante el embarazo no puedes utilizar ninguna ayuda tipo parches o chicles y debes cuidar lo que comes. Si sumamos esto a la ansiedad propia de la gestación, es uno de los momentos más complicados para dejarlo.

Como cualquier otro fumador, siempre hay quien abandona el vicio con voluntad y algunas mujeres sienten asco hacia los cigarrillos en los primeros meses. Pero otras muchas no. Sinceramente no creo que el 80 por ciento siga fumando por inconsciencia, falta de información o por que asuman los riesgos. Creo que los médicos no sólo deberían incidir en los problemas, también facilitar algún tipo de ayuda, investigar si hay alguna opción que quite la ansiedad y sea más segura que fumar, etc.

Lo fácil es decir “fíjate, embarazada y sigue fumando”, pero si miras un poco por la calle, ese 80 por ciento se esconde para hacerlo cuando se nota la barriga. Son las primeras que están preocupadas y angustiadas por no poder dejarlo. Como siempre, hablando en general.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Onkel_wart

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 19 junio 2010
  2. Tabaquismo pasivo en el embarazo: riesgo de muerte para el bebé 28 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *