23 agosto 2012 Salud

Prevenir el cancerHabitualmente es posible poder evitar la aparición de alguna enfermedad si tomamos las medidas oportunas desde el principio. Sin embargo, hay enfermedades que pensamos que sólo se pueden empezar a remediar a determinada edad. Pero no es así.

La aparición del cáncer de testículo es algo que se puede detectar incluso desde el propio vientre de la madre, dando lugar a posibles maneras de sanarlo desde que el niño nace.

Desde la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de México, se indica que el cáncer testicular aparece más comúnmente en individuos de 18 a 35 años. No obstante, indicábamos al principio que se puede detectar desde el nacimiento. Su origen se debe a un trastorno llamado criptorquidia, que supone que los testículos descienden de manera más tardía hacia el escroto. Este hecho se inicia en la etapa de gestación del feto.

Se debe empezar a estudiar desde el momento en que el recién nacido visita por primera vez la consulta del pediatra. Los profesionales adoptan las medidas oportunas para que se realice un plan, lo suficientemente eficaz, para que los testículos se alojen en el escroto de la mejor manera posible.

Normalmente, este problema aparece en bebés prematuros. Los testículos, con el tiempo, descienden hasta el escroto, encontrado su espacio natural. Lo que sucede es que a veces no siempre funciona de esta manera y el proceso requiere, por lo tanto, de una prevención y un seguimiento más continuo del pediatra y de los padres, para controlar que esa ubicación se realiza de manera correcta. Se debe palpar, por parte de los padres, la bolsa del escroto con suavidad, comprobando que los testículos tienen el mismo tamaño.

En los tres primeros meses se debe producir este hecho. Si ya pasamos a los 18 meses y los testículos no se encuentran correctamente ubicados, se debe practicar cirugía, que es muy sencilla y la mejor opción para evitar el cáncer testicular en el futuro.

Vía | laopinion.com
Foto | sxc-francoq

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 agosto 2012
  2. Qué es el Síndrome de Morris 9 marzo 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *