6 marzo 2009 Nutrición, Salud

Derivados Soja
Se ha debatido mucho si los bebés pueden o no tomar soja. Unos afirman que tomar esta legumbre puede alterar el desarrollo del bebé. Otros en cambio la recomiendan alegando que tiene propiedades que el niño no encontrará en la leche. Basándose en los resultados de las investigaciones científicas alcanzadas hasta el momento, los expertos han concluido que no hay motivos por los que el bebé no pueda tomar soja.

En este sentido, el Comité de Nutrición de la Academia Americana de Pediatría se ha pronunciado recientemente sobre este asunto diciendo que no existen evidencias de que la soja pueda perjudicar el desarrollo, la reproducción o la función endocrina de bebés o niños. Conclusión avalada por las investigaciones realizadas hasta la fecha y recogida en la revista Pediatrics.

Son muchas las publicaciones, sobre todo digitales y sin criterio médico, que han relacionado la ingesta de este alimento con problemas de desarrollo orgánico, al exponer a los niños a unas sustancias llamadas fitoestrógenos. “La realidad –dice el dietista y nutricionista Julio Basulto– es que desde el año 2000 se han publicado nada menos que 5.443 estudios en humanos y 5.074 en animales”.

Aunque es preciso ser un experto para valorar estos trabajos de investigación, continua el especialista, nada hace pensar que tomar soja en lugar, o además, de la leche materna, pueda perjudicar al bebé.

La soja es un alimento polivalente y del que se obtienen gran variedad de productos: harina, aceite, lecitina, bebida de soja, tofu, productos fermentados y otros como los brotes de soja. Tanto la fermentación como la germinación permiten que estos derivados sean más fáciles de digerir y que se enriquezcan en nutrientes como la vitamina C y vitaminas del grupo B.

Sin embargo, lo que el bebé podría ingerir en un primer momento serían bebidas de soja, las cuales se ofrecer, sobre todo, a los niños que presentan intolerancia a la lactosa presente en la leche. En comparación con la leche de vaca, además de lactosa (azúcar de la leche), la soja no contiene caseínas (proteínas lácteas), vitamina B12, grasas saturadas y colesterol, y aporta menos sodio y calorías.

Vía | Tu Bebé
Más información | Pediatrics. Mayo 2008; 121 (5): 1062-8.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *