17 febrero 2009 Consejos, Otros, Padres y madres

burocracia

Qué mejor que explicar las cosas cuando ya te han pasado. Hace unos meses escribí sobre el papeleo que acompaña a la llegada del bebé y si ya en aquél momento me pareció agotador, no os digo lo que sentí cuando tuvimos que ponerlo en práctica.

Para empezar todo depende de un papelito amarillo que te dan en el hospital y con el que tienes que ir al Registro Civil, paso previo para todo aquél trámite que desees hacer.

La inscripción en el Registro Civil es imprescindible para dar de alta al bebé en la seguridad social (así se le puede asignar pediatra). Además, es uno de los requisitos para solicitar tanto las bajas de maternidad, como de paternidad. Así que ya sabéis el primer paso, ir al Registro Civil donde a nosotros nos pidieron el certificado de empadronamiento del padre (que fue el encargado de hacer el trámite) y el dichoso papelito amarillo.

El segundo, acercarte a una oficina de la seguridad social para que te den el formulario necesario para solicitar las bajas y para confirmar todos los papeles que había que llevar.

Una vez hecho esto, tanto mi marido como yo, tuvimos que solicitar a nuestras respectivas empresas (trabajamos los dos), un certificado de empresa donde hay que indicar el período por el que se disfrutará la baja y también la base de cotización de la última nómina. En el caso de la baja de maternidad, también hay que adjuntar la licencia maternal que te dará el médico de cabecera.

Así que mi marido se fue para el registro civil, yo para mi médico de familia y ambos llamamos a nuestras empresas para que nos fueran preparando los papeles (yo además, tuve que enviar la licencia maternal también a mi jefe).

Y ya con todos los papeles, mi marido se fue a la seguridad social a solicitar ambas bajas (la de paternidad no es necesario disfrutarla nada más nacer el niño, puedes hacerlo dentro de las 16 semanas que dura la de maternidad) y para inscribir al niño en la sanidad pública (es necesario la cartilla del que será su benefactor y el libro de familia).

Al cabo de unas semanas recibimos cada uno una carta donde se informaba de que la solicitud había sido favorable y de la cuantía que íbamos a percibir de forma diaria. Si indicas en el formulario recibir la información por SMS también te llega la notificación con la resolución (comprobado).

De forma paralela, también solicitamos a la Agencia Tributaria los 2.500 euros y los 100 por mujer trabajadora (por cierto, estad atentos a cada comunidad autónoma porque en muchas dan ayudas por nacimiento de hijo). En este caso, nos ahorramos los paseos y pudimos hacerlo por teléfono diciendo el importe de una de las casillas de la declaración de la renta del pasado año, junto con mi NIF, mi número de la seguridad social y el número de cuenta.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *