Audiometría para detectar problemas de oído

Audiometría para detectar problemas de oído

Escrito por: Belén    17 febrero 2009     5 Comentarios     1 minuto

El oído junto con los demás sentidos permite la relación con el entorno. La disminución de la percepción auditiva, hipoacusia, está intimamente unido al desarrollo intelectual y social del niño. Por eso, es importante detectar los problemas de audición cuanto antes.

Las primeras 12 semanas de vida son especialmente importantes para el desarrollo de las vías auditivas. La maduración completa del sistema auditivo se alcanza en las primeras 40 semanas. La identificación de la hipoacusia y la intervención temprana, antes de los 6 meses de edad, se ha asociado a un mejor desarrollo del lenguaje.

El pediatra te indicará la realización de una prueba para la detección de la hipoacusia. Si no lo hace, pídeselo. El procedimiento es indoloro, rápido y fiable. No necesita ninguna respuesta por parte del bebé y detecta el 80 por ciento de las hipoacusias permanentes infantiles.

Hay varios métodos, pero el más común por ser el más rápido, es el que mide las otoemisiones acústicas. Dura de dos a tres minutos, y se recomienda hacerlo con el bebé tranquilo, dormidito o recién comido. Los padres pueden estar presentes. Le ponen una especie de auricular que va conectado con un aparato. Este registra el eco coclear, los sonidos que hace una parte del oído al estimularlo y que no existen en caso de hipoacusia. El bebé ni se inmuta.

En caso de que el resultado no fuera el adecuado, se repite la prueba y puede comenzar a tratarse al bebé.

Más información | Generalitat Valenciana


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.