13 enero 2017 Nutrición

bebé comiendo pan

Durante los primeros seis meses de vida de nuestro bebé, su alimentación estará basada en la lactancia materna. Sin duda, la leche que le proporciona la madre es su mejor salvoconducto para tener una excelente salud y estar alimentado de forma equilibrada y con todos los nutrientes necesarios.

Pero será entre los 4 y los 6 meses cuando tu pediatra te irá indicando que vayas introduciendo en su dieta un nuevo alimento: los cereales. Los cereales son ricos en hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales; además le aportan una buena dosis de fibra, tan necesaria para el tránsito intestinal, por ejemplo. Además resulta ser una importante fuente de energía, tan necesaria para el crecimiento de los bebés. Pero ¿sabes cuáles son los más adecuados?

Mejor empezar con los cereales sin gluten

Una vez el pediatra te da luz verde para que añades cereales a la dieta de tu bebé, debes empezar con aquellos que no tienen gluten como el arroz, el maíz o la tapioca. Una vez hayamos superado esa etapa, y siempre siguiendo las pautas del especialista, seguiremos con los que sí contienen gluten, y que suelen ser la causa de algunas intolerancias, como la avena, el trigo, el centeno o la cebada. De esta forma sabremos si nuestro niño es celíaco.

Debido a que nuestro niño todavía es muy pequeño y no ha desarrollado su capacidad de masticación, además de tener poquitos dientes o, incluso, no tener, los cereales se los daremos en forma de papilla. Al principio será muy clarita utilizando la leche materna o cualquier otra adecuada para su edad, y usando el biberón. Poco a poco la iremos espesando, hasta poder ofrecérsela con la cuchara y así iniciar una nueva aventura.

cereales para el bebé

Los distintos cereales y sus beneficios

Aunque los cereales en general aportan grandes beneficios y son necesarios a lo largo de toda la infancia, cada uno de ellos tiene unas características distintas que pueden ser las más adecuadas para cada etapa de su vida.

  • Arroz. Es el primero que introducirás en su dieta ya que no tiene gluten y es muy digestivo. Es rico en hidratos de carbono, minerales y vitamina B. Resulta ideal para los problemas gástricos que se le puedan presentar y una cura perfecta para las diarreas. Además se puede preparar de mil maneras y a los niños les encanta.
  • Maíz. También es de los primeros porque tampoco lleva gluten y es uno de los cereales más suaves. Aporta carbohidratos, vitaminas del tipo B y carotenos. Es un perfecto diúretico y muy adecuado para calmar los nervios. Las papillas de maíz tienen un sabor suave y muy dulce, por lo que encanta a los bebés. Después la puedas dar en forma de copos del desayuno, para espesar otros caldos o en grano (cuando ya son más mayorcitos) en ensaladas y guisos.
  • Trigo. Es, sin duda, el cereal estrella ya que es la base en la elaboración de un sinfín de productos. Como tiene gluten se introduce tras los anteriores. Aporta vitamina B y E. Gracias a su alto contenido en fibra, previene el estreñimiento y aporta energía duradera. Como en los anteriores casos, primero se lo das en papilla para, después, hacerlo con el pan, la pasta, copos en el desayuno o en grano cocido en los guisos.
  • Cebada. También contiene gluten. Es uno de los cereales más nutritivos ya que contiene vitaminas B y E, fósforo, magnesio y potasio. Es estupenda para depurar el organismo, por eso tiene algunos beneficios laxantes, ayuda en el crecimiento de nuestros niños, tanto físico como mental, y es un buen estimulante para aquellos pequeños con falta de apetito. La puedes encontrar en forma de harina, copos o grano.
  • Avena. Es el cereal que más calorías aporta, por lo tanto es alto en aportar energía a los niños. Tiene gran cantidad de vitamina B y muchos minerales como el magnesio, fósforo y calcio. Es laxante, diurética y relajante. Ideal para los niños faltos de energía o con mucha actividad. Se la puedes dar en papillas, en copos del desayuno, en barritas… También la puedes encontrar en forma de leche.

Vía | Crecer feliz
Fotos | Diabetes y Lucía mi pediatra

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *