7 octubre 2010 Embarazo, Salud

embarazada

Durante el embarazo notaras que tu cuerpo va cambiando. Su aspecto cambiará, pero los cambios también se producen internamente. Todos estos cambios con para que tu organismo se adapte al nuevo ser que te acompañara dentro de cuerpo 9 meses.

Como siempre te aconsejamos, si notas algo diferente que llame tu atención es conveniente que consultes a tu médico, además de las consultas rutinarias que debes llevar adelante durante tu gestación.

Tus pechos cambiaran. Las glándulas mamarias tendrán modificaciones desde un primer momento. Esto es consecuencia de un cambio hormonal: estrógenos, progesterona y prolactina, cuya concentración crecerá en manera más que considerable durante todo tu embarazo.

Sentirás que tu pecho se vuelve más pesado, se agrandaran, acumularan líquido y se volverán más péndulos. La piel de tus mamas se estirará, lo que provocará bastante picazón y dejará a la vista tuda la red de venas superficiales (que cuando no estas embarazada ni se notan).

Tus pezones se oscurecerán y aparecerán en la areola entre 15 y 20 glándulas chiquitas blanquecinas (llamadas tubérculos de Montgomery). No debes asustarte si vez que tu pecho empieza a segregar un liquido de color amarillento, eso es el conocido calostro, que no es ni más ni menos que la primera variedad de leche que fabrica el pecho materno y será la primer fuente de alimento que recibirá tu bebé cuando llegue al mundo.

Tus genitales externos se hidrataran y aumentará la lubricación a medida pasen los meses. En ciertos casos, la congestión genital suele provocar varices en la vulva y en muchas oportunidades hemorroides.

Y como siempre nuestras amigas las hormonas tiene responsabilidad. En este caso, los estrógenos ayudan a aumentar la secreción vaginal (flujo). Si notas que deja de ser blanquecino o transparente y que su olor no es nauseabundo no hay de que preocuparse, de lo contrario debes acudir a tu médico.

Tus ligamentos y tejidos de la pelvis también serán afectados por las hormonas. Estos se volverán más elásticos. De esta forma se dilataran en el momento de que tu bebé pase por el canal de parto.

Es maravilloso ver como tu cuerpo se adapta día a ida a la llegada de tu hijo. Sin lugar a dudas el cuerpo es una máquina perfecta.

Vía | Ahora Mamá
Foto | Flickr – Raul Garcia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 octubre 2010
  2. Cambios en tu cuerpo (II) 13 octubre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *