3 noviembre 2014 Lactancia, Nutrición

Alimentos para la lactancia

Constatar a estas alturas los grandes beneficios que aporta a nuestro bebé la leche materna, es un tema que ya no ofrece ninguna discusión. Según la Organización Mundial de la Salud, es totalmente recomendable que se ofrezca este tipo de alimentación al recién nacido al menos durante los primeros seis meses de su vida. Este alimento contiene todos los nutrientes necesarios para un perfecto desarrollo por lo que se convierte en la fuente de salud exclusiva para nuestro niño a lo largo de ese primer periodo.

Pero no debemos olvidar que la composición de la leche va ligada a la forma de alimentación que lleva la madre durante estos meses y, también, a la que ha llevado a lo largo del embarazo. Por eso es importante tener en cuenta ciertos aspectos nutritivos que pueden alterar este alimento que, directamente de ti, va a tomar el bebé.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no debemos comer por dos, es falsa esa idea de que el bebé nos “chupa” todos los nutrientes dejándonos sin ninguna reserva. Mucho mejor una dieta equilibrada en la que tengamos variedad y cumplamos todos los valores nutricionales. En cambio sí es bueno aumentar la cantidad de líquidos: zumos, infusiones, y sobre todo agua. Con respecto a las infusiones, asegurarse antes ya que algunas están contraindicadas.

Pero ¿qué debo comer si estoy dándole el pecho a mi niño? En el equilibrio está la clave principal: verduras, con cinco raciones diarias será suficiente; para la energía mejor los alimentos ricos en almidón, pan, pasta y patatas. También vamos a necesitar un aporte extra de fibra, legumbres, frutas, vegetales o alimentos integrales. Para las proteínas la carne magra, el pollo, el pescado, huevos y legumbres. Otros que también aportan proteínas, además de calcio, son la leche, el queso y el yogur.

¿Qué alimentos debo evitar? Nada de alcohol, ni café, ni té. Llevar cuidado con aquellos alimentos que puedan causar alergia, aunque no la padezca la madre puede afectar al bebé a partir de su leche, por ejemplo algunos tipos de frutos secos como los cacahuetes o las nueces. Limitar el consumo de pez espada, tiburón o atún, ya que puede contener mercurio, con dos latas a la semana será suficiente.

Vía | Cestaland
Foto | Centro de salud

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. El error de alimentar en exceso a un bebé 10 marzo 2015
  2. Evita la ingesta de patatas fritas durante la gestación 19 enero 2016
  3. Infusiones para la lactancia materna ¿son efectivas? 12 agosto 2016

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *