Padres separados: causa de ansiedad en los niños (I)

Padres separados: causa de ansiedad en los niños (I)

Escrito por: Sergio López    22 mayo 2012     3 Comentarios     2 minutos

Las situaciones traumáticas pueden aflorar en estos casos.

Hace algunas semanas escribía un artículo sobre las actitudes de los padres respecto a los hijos al afrontar una separación. Decíamos, en general, que había que ser justo con el niño e intentar que, a pesar de no ver a sus padres juntos, estos hicieran lo posible por desarrollar normalidad. Pero no siempre es así, y esto puede ser acusado por el niño en su personalidad.

Sabido es que el niño necesita a sus padres para comenzar a recorrer su camino. Es fundamental su apoyo y su ayuda para la confianza del niño. Si no lo tiene, nota cierto temor. Pero a partir de los 2 años, si se mantiene está sensación de temor, se puede considerar como un estado de ansiedad o depresivo que puede perjudicar su desarrollo.

Este estado de ansiedad comienza, en circunstancias específicas, entre los 6 y 8 meses de edad, aumentando su intensidad al llegar a los 2 años. Hasta esa edad, es normal lo que le sucede al niño. La sensación de miedo al encontrarse sólo es perfectamente asumible. Él tiene a papá y mamá como sus conductores en la vida, sus guardianes, los que nunca van a permitir que pase nada. Su manera de expresar su sensación ante situaciones de desamparo es ponerse a llorar. Hasta ahí, todo correcto.

Pero, como decíamos al principio, si estas circunstancias se mantienen en el tiempo, el niño cada vez las acusa más, con la consiguiente posibilidad de ansiedad. Por eso, es conveniente atajarlas a tiempo y ponerle remedio. El niño no tiene culpa de nuestras historias. No hagamos que pague por ellas.

A lo largo de la semana, iremos viendo el comportamiento del niño, las causas y como tratarlo en la separación de los padres.

Vía | eroskiconsumer
Foto | sxc-milan6


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.