Lactancia, cambios en la leche

Lactancia, cambios en la leche

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    24 julio 2009     11 Comentarios     2 minutos

Como podemos imaginar un bebé recién nacido no tiene los mismos requerimientos que un bebé a los 9 meses. Por eso, como la naturaleza es sabia, la leche materna cambia a medida que nuestro hijo crece para ajustarse a sus necesidades. Se trata de un fluido vivo. De un alimento cambiante que, según sus características, recibe diferentes nombres: calostro, leche de transición, leche de regresión, leche de pretermino. En este artículo te hablaremos del calostro y de la leche de transición.

El calostro es amarillento y viscoso, es la primera variedad de leche que produce el pecho materno. Este tipo de leche cuenta con proteínas, minerales, vitaminas y lo más importante de todo: tiene una gran cantidad de inmunoglobulinas que protegen el bebé de muchas enfermedades. Además ayuda a eliminar el meconio y ayuda a reducir la concentración de bilirrubina. Por todo esto, el calostro es el alimento ideal para el recién nacido.

En algunos casos se nota el calostro a partir del sexto mes de gestación, pero por lo general aparece después de que el niño nace. Si hablamos de la cantidad, no hay que preocuparse porque aunque nos parezca que es poco basta par alimentar perfectamente al bebé. Ten presente que tu hijo viene al mundo bien nutrido, ya que por nueve meses estuvo recibiendo todo lo que necesitaba por tu placenta.

Por otro lado, hay buenos motivos para que el calostro sea escaso. En principio, mientras estaba en la panza tu nene comía sin hacer ningún esfuerzo, la placenta y el cordón umbilical le proporcionaba todo. Pero después del nacimiento, para alimentarse tiene que aprender a succionar, para ello tiene que combinar la succión, la deglución y la respiración. Si tendríamos mucha leche le costaría mucho trabajo combinar tantas tareas. Además, algunos de sus órganos no se encuentran del todo maduros, y no están en condiciones de procesar demasiado alimento.
A los 4 ó 5 días después del parto, los pechos empiezan a producir lo que se llama leche de transición.

Leche de transición
Esta leche recibe este nombre porque cuenta con algunas características del calostro pero se va modificando,
día a día, hasta llegar a tener la composición de lo que será la leche madura.

Durante dos semanas, aproximadamente, el bebé se alimentará con la leche de transición, que suele fluir de manera abrupta cuando se produce la bajada de leche. En cuanto a la cantidad, varía de una mujer a otra, de ahí que muchas suelen angustiarse por sentir que no podrán alimentar a su niño durante la lactancia.

Fuente | Ahora Mamá


un comentario

  1. sandra dice:

    muy bueno

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.