Controlar los piojos en diez pasos

Controlar los piojos en diez pasos

Escrito por: Sacra    15 septiembre 2009     4 Comentarios     2 minutos

Empieza la guardería o el cole y, con él, las temidas invasiones de los piojos, esos minúsculos seres que tantas molestias y quebraderos de cabeza nos traen. Si a tu pequeño le has detectado piojos, puedes seguir estos pasos para eliminarlos.

  • Acude a la farmacia y adquiere productos específicos para los piojos. Debes seguir las instrucciones al pie de la letra para que tengan total efectividad. Con ellos matarás a los piojos padres y a los hijos antes de que puedan reproducirse, por regla general estos productos no pueden matar a la liendre o huevo, por eso es muy importante matarlos antes de que se reproduzcan.
  • En el mercado existen peines específicos para lo piojos, tienen las púas finas y nos sirven de mucha ayuda para estos menesteres. Llena un poco el lavabo con agua y deja caer el pelo de tu hijo hacia adelante, de manera que le tape los ojos. Péinale de atrás hacia adelante y tocando la piel de la cabeza. Una vez acabado asegúrate de limpiar muy bien el peine.

  • Para que vengan nuevos piojos lo mejor es el vinagre. Después del champú y el aclarado, un buen chorro de vinagre le ayudará a mantenerlos alejados.
  • Observa a tu hijo y a su alrededor. Si te dice que le pica la cabeza o si lo ves rascarse con frecuencia examínale su cabeza en ese mismo momento.
  • Los niños con pelo largo y suelto tienen más probabilidad de coger piojos ya que el contacto con otras cabezas es más sencillo. Cuanto más corto lo lleven, mejor. A las niñas las coletas y trenzas les ayudarán a evitarlos.
  • Hay que llevar cuidado con el intercambio de toallas, peines o gorros, entre otras cosas, que los niños pueden hacerse en el colegio.
  • Educar a los niños en el cuidado del cabello, enseñándole a usar el peine y a desenredarse eficazmente cada día.
  • Evitar el contacto de las cabezas con otros niños. A la hora de jugar, los pequeños suelen tener tendencia a manipularse la cabeza, peinarse unos a otros, etcétera.
  • Revisa la cabeza de tu hijo con asiduidad para confirmar que está libre de ellos y sigue una serie de normas de higiene para prevenirlos, por ejemplo puedes desinfectar los peines en agua caliente de vez en cuando.
  • En el caso de que descubras que tiene piojos, avisa al colegio y, siguiendo el tratamiento, déjalo en casa hasta que esté totalmente ‘limpio’. No te alarmes ni te avergüences, por desgracia estos bichitos son un componente más del mundo exterior que rodea a nuestros pequeños.

Vía | Cuidado Infantil


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.