17 enero 2016 Consejos, Padres y madres

Soy Padre: Cómo actuar ante un trasero irritado

Si os digo la verdad, pensaba que los traseros escocidos eran cosa del pasado. Los recuerdo de hace unos años, cuando las madres de mis alrededores comentaban que utilizaban polvos de talco (cuidado con estos, también pueden dar problemas por cometer excesos) para solucionar el inconveniente. Sin embargo, me he llevado una sorpresa al observar que nuestro niño también puede llegar a sufrir este mal.

Los motivos por los que al niño se le puede escocer el culito son variados: por el propio pañal, por un cambio en la alimentación, por la salida de los dientes o incluso por un simple catarro. Sería imposible enumerar todas las razones, aunque sí tengo que decir que es fácil identificar el problema: generalmente notaréis cómo la zona está más roja e inflamada de lo normal. La actuación debe ser inmediata con el fin de curar la parte y evitar que el caso adquiera gravedad.

Son varias las ocasiones en las que nos hemos enfrentado a este inconveniente. Si queréis solucionar una escocedura, será mejor que compréis los productos correspondientes. En nuestro caso, tenemos siempre disponibles cremas hidratantes y los típicos polvos de talco. En cuanto a marcas no hay nada escrito, por lo que no voy a recomendar una en concreto. En los establecimientos podréis encontrar los productos con el nombre de “pomada protectora” o “crema protectora”. Algunas también reciben el nombre de “pasta al agua”. Estas últimas son bastante recomendables. Fijaos muy bien en que contengan componentes como el óxido de Zinc o el propio agua. No en vano, se trata de hidratar la piel del bebé.

Cómo utilizar las cremas

Soy Padre: Cómo actuar ante un trasero irritado

Usar las cremas es bastante sencillo. Una vez que identifiquéis la zona irritada, solo es necesario extender los productos sobre las partes que necesiten tratamiento. Será suficiente con que la irritación quede cubierta. A destacar que esta operación la hemos hecho sobre todo en el cambio de pañal, propiciando así que las zonas afectadas se hidraten y finalmente se curen. En el caso de que tengáis que echar polvos de talco, podéis realizar el proceso sobre la propia crema. No deberíais tener mayores problemas.

No puedo olvidar mencionar que aplicar la crema y los polvos de talco no solo se hace cuando el culito está irritado. También se puede llevar a cabo la operación con el fin de prevenir. Serán varias las ocasiones en las que el trasero de vuestro niño esté escocido, por lo que es aconsejable poner de por medio todos los remedios que estén a vuestra disposición.

Como medida urgente

Soy Padre: Cómo actuar ante un trasero irritado

Prestad bastante atención a la irritación, ya que si no se trata de la manera adecuada es muy posible que el problema se agrave, resultando en heridas que pueden provocar problemas bastante mayores. Para estos casos las cremas hidratantes también sirven, y se aplican de la misma manera. Tened este punto muy en cuenta.

Tengo que reconocer que hasta hace unos meses desconocía cómo se usaban las cremas hidratantes y los polvos de talco. Sin embargo, la experiencia y la propia vista (el enrojecimiento se ve de un vistazo) me ha permitido no solo conocer que incluso los pañales provocan problemas, sino también a aplicar los diferentes productos hidratantes.

Si no lo habéis hecho ya, comprad cremas que permitan hidratar la piel del bebé y polvos de talco (estos últimos también están disponibles en líquidos). Os será útiles en más de una ocasión y, además, os permitirán evitar diferentes tipos de problemas. Pronto os daréis cuenta de que las irritaciones pueden llegar más comunes de lo que parecen.

Fotos | FlickR – Sanutri Alimentación Infantil | Wikimedia Commons – D. Sharon Pruitt | FlickR – Beth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *