20 febrero 2012 Desarrollo, Juegos y juguetes

Los puzzles les preparan para las ciencias
Todos los juegos, especialmente si participan los padres, son beneficiosos para los bebés. A través de ellos aprenden y descubren el mundo, pero también desarrollan sus capacidades manuales y cognitivas. Los puzzles parecen especialmente indicados para potenciar las habilidades espaciales, lo que favorecería el éxito futuro en ciencias, matemáticas o tecnología.

Investigadores estadounidenses del Departamento de Psicología de la Universidad de Chicago, han publicado un ensayo tras evaluar a 53 niños de dos a cuatro años y a sus padres. Les visitaron cada cuatro meses, durante 90 minutos en los que se pedía a la familia que realizaran sus actividades habituales, sin indicar ningún juego concreto. Se grabaron las sesiones que terminaron al cumplir los niños 4 años y medio. A esa edad se les realizaron pruebas para valorar sus habilidades espaciales.

Los autores comprobaron que “Los niños que hacen rompecabezas tenían más capacidad a la hora de transformar mentalmente (rotar o trasladar) formas que los que se entretenían con otros juegos. Un importante dato predictivo del desarrollo de capacidades para la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Los autores tuvieron en cuenta otros datos que podrían afectar al resultado, como el nivel socioeconómico de los padres, la educación y la forma en que hablaban con sus hijos durante el juego.

Comprobaron que los padres “con más ingresos y mayor nivel de formación son los que más hacían puzzles con sus hijos. Tanto los niños como las niñas que se entretenían con ellos tenían mejores habilidades espaciales, pero los chicos que ejecutaban rompecabezas más complicados que las chicas. Asimismo ellos obtuvieron mejor resultados en las tareas de transformación mental que ellas”. No es ninguna novedad que los varones tienen mejores habilidades espaciales.

Lo que no han podido descubrir con este estudio es cual es la causa de que los niños que hacen puzzles mejoren su habilidad. Se puede atribuir al propio juego o a la conversación de los padres sobre conceptos espaciales mientras juegan. También está pendiente saber si entre niños y niñas hay diferencias respecto a la dificultad de los rompecabezas. Por último los autores reconocen que otros juegos como el Tetris y las construcciones tipo Lego, han demostrado su utilidad para potenciar las habilidades espaciales.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-all in green

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *