22 febrero 2010 Consejos, Padres y madres

Manchas en ropita tejida del bebé

Es muy común que los saquitos, patines, y pantaloncitos de lana de los bebés y niños pequeños, resulten accidentalmente manchados o salpicados de comida, orina o vómito; el problema está en que este tipo de prendas se encogen o desgastan con facilidad y terminan siendo las prendas más lavadas y por lo tanto las que más pronto se deterioran.

La mayor parte de la ropa para bebés, tiene etiquetas unidas por lazos, para retirarlas fácilmente y evitar que le rocen al bebé; antes de tirarlas, es importante fijarse en la información de cada una, ya que hay prenda que necesitan lavarse a mano y otras que pueden llevarse al lavarropas.

Por otra parte, en la etiqueta también se explica a qué temperatura convine lavar la prenda. Cuando la ropa está muy manchada o tiene algún olor desagradable, usualmente utilizamos agua caliente para lavarla; en el caso de la ropa tejida o de lana, es mejor usar agua tibia para que no se encoja, y para que no se deteriore el tramado de las fibras, que la haría parecer fieltro.

La ropa de los niños más pequeños, usualmente se lava a mano por ser delicada y muy pequeña, utilizando detergentes suaves que no provoquen ninguna irritación al bebé; es aconsejable utilizar poco detergente en las prendas de lana, para no tener que enjuagarlas mucho y desgastarlas. Para que el tejido se suavice un poco, puede utilizarse en el agua un poco de crema de enjuague para el cabello.

Muchas veces notamos que las prendas de lana blancas lucen un poco amarillentas con el paso del tiempo; para evitar que el color se deteriore, se pueden agregar dos cucharadas de agua oxigenada en el agua de enjuague de la prenda. Por el contrario, si se trata de una prenda de color vivo, lo mejor es utilizar un chorrito de vinagre de alcohol en el agua.

Las prendas de lana no deben ser restregadas con fuerza ni retorcidas para exprimir el agua, porque se romperán las fibras y las hebras rotas formarán bolitas, motas o pelotitas de lana sobre el tejido; es mejor presionar la prenda un poco con los nudillos contra el fondo de un balde y luego apretar un poco la prenda en la mano, hecha una bolita.

Si se encuentra aún empapada, no es aconsejable levantarla ni colgarla de forma vertical para que se escurra, porque el peso del agua la estirará y deformará; lo que se puede hacer es estirarla en una toalla y enrollarlas juntas, para que la toalla absorba el exceso de agua. Luego se estira allí mismo o sobre otra toalla puesta en una mesa, para que se seque de forma horizontal, sin estirarse, y lejos de una estufa o calefactor, ya que el calor podría encogerla.

Vía | iKnitts
Imagen | Pasito Club

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Manchas en ropita tejida del bebé (II) 23 febrero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *