8 junio 2010 Fertilidad, Salud

Infertilidad masculina: Eyaculación retrógrada
La eyaculación retrógrada afecta aproximadamente a un 1 por ciento de los varones, afectando de forma total o parcial y puede ser motivo de infertilidad masculina. En condiciones normales la válvula entre la vejiga y la uretra se cierra durante la eyaculación, impidiendo la salida de orina, y en caso contrario es la válvula entre los conductos deferentes y la uretra la que se cierra al orinar. Cuando el cuello de la vejiga no cierra correctamente, en la eyaculación el semen vuelve hacía ella en lugar de salir por la uretra y al exterior por el pene. La presencia de semen en la vejiga no causa ningún problema ya que se excreta con la orina.

Cuando un hombre tiene eyaculación retrógrada total, sus espermatozoides quedan atrapados en la vejiga haciendo muy dificil o imposible la concepción. Las causas de este problema pueden ser una cirugía de próstata o uretra, ciertos medicamentos contra la hipertensión y los trastornos emocionales, esclerosis múltiple y diabetes, entre otros.

Los síntomas incluyen poca o nula presencia de semen en la eyaculación, orina turbia tras el orgasmo e infertilidad. El diagnóstico lo da un análisis de orina tras una eyaculación. En los casos en que el motivo es la medicación, el paciente debe consultar con su especialista la posibilidad de sustituirlos o retirarlos durante un tiempo, mientras se logra el embarazo. Pero siempre bajo consejo médico. Si se trata de una consecuencia de la diabetes, a menudo se resuelve con un buen control del azúcar y de la enfermedad en sí.

Cuando está provocada por una cirugía, generalmente no puede corregirse, aunque hay algún medicamento antihistamínico con el que se podría probar en algunos casos. En esta situación el hombre puede optar por las técnicas de reproducción asistida. Se puede sustituir la orina de la vejiga por un líquido neutralizante que permite extraer los espermatozoides para utilizar después una inyección intracitoplasmatica o fertilización invitro.

Lo más importante en estos casos es encontrar un buen urólogo y dejarse aconsejar por él.

Vía | Clínica Dam
Foto | Flickr-bruckerrlb

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 junio 2010
  2. Espermatozoides de laboratorio 30 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *