2 marzo 2017 Embarazo, Salud

peso en el embarazo y esquizofrenia

El proceso del embarazo es fundamental para el desarrollo del bebé y su futuro estado de salud. Todo lo que acontece durante esos nueve meses, son el pasaporte de lo que, en la mayoría de los casos, será el resto de su vida. Es por ello que cuidar de la madre embarazada es importantísimo para evitar serios problemas en su salud.

Son muchos los estudios que se han realizado en torno a este periodo para poder delimitar las consecuencias de ciertas enfermedades que afectan a nuestros niños y cuyo origen podría estar en el embarazo. Así es como nos llega una investigación realizada en Suecia en la que se relaciona el poco peso de la madre durante el embarazo, y el riesgo de que nuestro niño pueda padecer esquizofrenia.

Un embarazo con el peso correcto

Ganar peso durante el embarazo es necesario y, además, inevitable, pero tan importante es no pasarse como no llegar ya que ello repercutirá en el desarrollo de nuestro bebé. Según los expertos, la ganancia de peso durante el embarazo está alrededor de los 11 a 14 kilos. Éstos se reparten entre el peso del bebé, la reserva de grasas, el líquido amniótico, la placenta o el aumento de tamaño del pecho y el útero, entre otros factores.

Sin embargo, son muchas las mujeres que por miedo a aumentar demasiado de peso durante el embarazo, llevan un control estricto de su alimentación, llevando incluso dietas severas para no aumentar demasiado de peso durante este periodo. Un grave error, ya que las consecuencias para su bebé pueden ser muy graves.

ganar peso en el embarazo

Expertos del Instituto Karolinska, en Suecia, han llevado a cabo una investigación en el que se han tomado como muestra los datos de más de 526 mil personas nacidas en este país durante la década de los 80. Casi la mitad del porcentaje eran mujeres y la otra hombres. La media de edad eran los 26 años.

La malnutrición en el embarazo dobla el riesgo de tener hijos con esquizofrenia

Para iniciar la investigación se tomaron los datos de peso de la madre desde la primera visita al ginecólogo hasta el momento del parto. El resultado fue que el 6 por ciento de las mujeres que habían tenido una escasa ganancia de peso durante la gestación, habían tenido hijos con problemas psíquicos relacionados con la esquizofrenia.

Estudios anteriores lo corroboran

Estos resultados no son del todo sorprendentes ya que vienen a corroborar lo que estudios anteriores ya expusieron. De hecho en la hambruna, que se produjo en Holanda en el invierno de 1944, se comprobó como los problemas de psicosis no afectiva en los niños nacidos tras ella, era el doble.

Más tarde ocurrió lo mismo en China, país que vivió una terrible crisis de hambre entre los años 1959 y 1961, época tras la que los niños nacidos en estos años presentaban dos veces mayor riesgo de padecer esquizofrenia debido a la desnutrición materna.

Vía | Webconsultas
Fotos | MdSaude y Guía Infantil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *