1 septiembre 2012 Embarazo, Noticias, Salud

Ha aprovechado la presentación de una escultura en homenaje a las víctimas

Puede que a muchas mujeres no les suene el nombre de este fármaco, Talidomida, utilizado para combatir las náuseas provocadas por el embarazo durante los años cincuenta y sesenta. Pero si les decimos que fue el causante de malformaciones en muchos niños seguramente se les encenderá la luz y sabrán de lo que hablamos. Tal fue la magnitud de los hechos que a día de hoy todavía hay mujeres (como el caso de mi madre) que cuando sus hijas quedan embarazadas les dicen “intenta no tomar nada para las náuseas si puedes aguantarlo”.

Ese es el legado que ha quedado en la memoria de las mujeres que vivieron su embarazo durante esos años, desconfianza y miedo. No quiero ni pensar el sentimiento que ha quedado entre los afectados, tanto el de las madres como el de sus hijos con malformaciones. Por eso entiendo completamente la indignación que ha causado el discurso del dirigente de la farmacéutica Grünenthal.

Con motivo de un acto en homenaje a las víctimas de la comercialización de este fármaco, se llevó a cabo la presentación de una escultura que representa a todos estos niños afectados (se trata de una niña sin brazos y con malformación en los pies sentada en una silla). El dirigente de la farmacéutica pidió perdón por no haber sabido estar en contacto con los afectados desde un principio ante tal tragedia. También alegó que el silencio que mantuvo la compañía tras el escándalo fue debido a la gran conmoción que padecieron.

Todas estas palabras no han sido bien recibidas por las múltiples asociaciones de afectados por Talidomida que hay en casi todo el mundo. Les enerva que sigan manteniendo el calificativo de “tragedia” cuando realmente fue una negligencia ya que se comercializó sin haber realizado estudios previos en humanos. Igualmente les parece absurda la explicación a su silencio ya que para ellos la compañía hizo todo lo posible para evitar cargos sobre ellos y el silencio fue una de sus estrategias.

Vía | Abc
Foto | Flickr-Luciana Christante

También te puede interesar

Comentarios

4 comentarios
  • Gracias por recordar esta historia que pone luz sobre el lado oscuro de las farmacéuticas.
    Esa foto dice todo.
    Un saludo desde Buenos Aires

    • Sandra

      Hola Wetdoc, estuve a punto de poner la imagen de la escultura conmemorativa pero igual que te ha pasado a ti, pensé que esta foto es más apropiada puesto que es la realidad y como bien subrayas “lo dice todo”.

  • Agapito

    “el lado oscuto de las farmaceuticas” este titulo es sensacionalista y alimenta la paranoia de mucha gente que cree, por ejemplo que la epidemia de influenza fue inventada o que el SIDA fue fabricado tambien, las empresas farmaceuticas son NEGOCIOS cuya finalidad es GANAR DINERO o cual empresa no tiene ese objetivo? Mas bien son episodios lamentables de la Historia de la Medicina y asi deben considerarse.

    • Sandra

      Hola Agapito, gracias por dejar tu comentario. Sin embargo, aunque comparto que el título “el lado oscuro de las farmacéuticas” es sensacionalista no entiendo tu respuesta ya que en el artículo no aparece en ningún momento. Por otro lado difiero contigo ya que aunque las farmacéuticas son empresas que buscan ingresos con sus ventas tienen que cumplir unos requisitos de calidad y seguridad al igual que el resto (e incluso más). ¿O es que a un constructor no se le pide que utilice los materiales necesarios y adecuados para evitar derrumbamientos? Aquí el problema reside (bajo mi opinión) en que
      efectivamente es un lamentable y trágico episodio pero, ¿se podría haber evitado?

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 septiembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *