4 julio 2009 Embarazo, Salud

dolores musculares y articulares durante el embarazo

Es normal que durante el embarazo se sufran distintos dolores en los músculos y las articulaciones. Según los últimos informes, alrededor de un 50% de las gestantes padecen algún tipo de estas dolencias. Por eso es importante tranquilizarnos sabiendo que, con algunos consejos podemos aliviarnos de forma efectiva y, en el peor de los casos, todo volverá a la normalidad pasado el momento del parto.

Estas molestias aparecen a partir de la semana 14 y pueden ser de distintos tipos, aquí os dejamos algunos:

  • Dolor de ligamento redondo. Es el que se conoce, también, como ‘dolor de ovarios’ y que se localiza en la ingle, generalmente la derecha. Aparece después de un día de de esfuerzo, una larga caminata o mucho tiempo de pie.
  • Dolor púbico. Gracias a las hormonas la articulación del pubis se relaja. Relajación que es, totalmente necesaria, para enfrentarse al momento del parto. Este dolor está localizado en la zona que va desde debajo del ombligo hasta el inicio del vello púbico.
  • Lumbago. Se produce en la parte baja de la espalda, al centro y por encima de los glúteos. Se produce debido al aumento de peso y a su presión en la columna vertebral. Sin duda, lo mejor es el reposo y evitar inclinarse hacia adelante para recoger cualquier objeto del suelo.
  • Sacroileitis. Se produce también en la parte baja de la espalda pero, esta vez, hacia los lados. Como el lumbago se mejora con el reposo.
  • Síndrome del túnel de carpo. El dedo índice y medio de la mano pueden sufrir entumecimiento, dolor o cosquilleo. Eso es debido a que alrededor de las muñecas se acumula líquido que provoca la presión en los nervios. Se mejora si elevamos las manos por encima del nivel del corazón y abrimos y cerramos los dedos repetidamente.

Estos dolores no son señales de que algo desfavorable, tanto para la madre como para el bebé, esté ocurriendo. Son sólo molestias externas que, en la mayoría de los casos, mejoran con el reposo. En el caso de que los dolores sean demasiado fuertes lo mejor es consultar con nuestro ginecólogo que, sin lugar a dudas, es el mejor que nos sabrá aconsejar el remedio adecuado.

Vía | Web del bebé

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Las consecuencias hormonales en nuestro organismo (II) 17 agosto 2009
  2. Shiatsu y Reiki para ayudarnos durante el embarazo 15 diciembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *