7 noviembre 2016 Consejos, Padres y madres, Recién Nacido

consejos mamás

El cansancio y las pocas horas de sueño que acumulas cuando acabas de tener un bebé, no pueden acabar con una serie de hábitos beneficiosos para la salud. De hecho, dedicarnos un poco de tiempo a nosotras mismas y también a la familia es compatible.

La firma de triciclos SmarTrike nos recuerda que aunque seamos uno más en la familia, no podemos dejar que la rutina y el cansancio se apodere de nosotras. El post de hoy se lo dedicamos especialmente a todas aquellas que acaban de ser mamás. No dejéis de seguir estos consejos:

  • Sal de la rutina en la cocina. Una vida en familia no tiene por qué implicar rutina en la cocina. Es cierto que tendrás menos tiempo y tendrás menos ganas de ponerte a elaborar determinados platos, pero si antes cuidabas tu alimentación, es importante que lo sigas haciendo. Piensa que a la larga darás ejemplo. Tenemos que buscar momentos para preparar sencillos snacks saludables que además puedas llevar contigo de paseo. Porque ese es el segundo plan.
  • No a una vida sedentaria. Es necesario, por no decir obligatorio, salir a pasear en familia. Un paseo de 20 minutos favorece tu salud cardiovascular y mejora funciones tan básicas como la atención y la memoria. Para los más pequeños hablamos de sus primeras tomas de contacto con el exterior, donde además de descubrir y explorar el mundo que les rodea, comenzarán a ampliar sus horizontes y a desarrollarse física, psíquica y afectivamente.
  • Delega. Estamos empeñadas en hacerlo todo. Los primerizos (ellas y ellos) suelen tener la sensación de que deben dedicar todo su tiempo al pequeño, y en muchos casos si no es así, hasta pueden sentirse culpables. Es importante ver cómo y en quién delegar y, sobre todo, a aceptarlo.
  • Un poco de relajación. ¿Qué es más estresante que no poder dormir? ¿O no saber por qué llora tu bebé?Cuando el cuerpo y la mente están relajados, aumenta el rendimiento físico e intelectual, permitiéndonos ser más efectivos en nuestras tareas diarias y actividades físicas. Trata de incorporar a tu día a día una serie de hábitos sencillos: respiraciones, evadir la mente pensando en cosas agradables unos minutos, regar las plantas, contar hacia atrás o tomarte una infusión.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *