25 diciembre 2008 Consejos, Embarazo, Parto, Salud

hospitalo’donnell Hospital Materno-Infantil O’Donnell (Madrid)

¡Qué mejor día que hoy para hablar de nacimientos!. Así que aunque todavía queda para el de mi bebé, me he aprendido de memoria cuáles son los síntomas que hay que tener en cuenta para ir al hospital y no darnos muchos paseos. Y menos en invierno que apetece poco.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que habrá unos primeros síntomas o más bien señales que nos harán estar un poco alerta sobre si el parto está más o menos cerca.. Son los llamados pródromos de parto.

Estos pródromos serían, por un lado, el comienzo de contracciones irregulares (toda la tripa se pone dura y dicen que te da un dolorcillo como de regla que se te puede ir hacia los riñones, otras los definen como retortijones – yo por ahora, no noto nada, así que no puedo deciros a qué se parece más).

Por otro, la expulsión del tapón mucoso Este tapón como su nombre indica tapona el útero y es el que mantiene a nuestro bebé alejado de posibles infecciones. Cuando se expulsa – muchas mujeres, según parece no se dan ni cuenta – puedes notar cuando vas al baño, un mayor flujo con pequeños hilos sanguinolentos, pero en muchas ocasiones, se va quitando poco a poco y no eres conscientes de que está desapareciendo.

Otra de estas señales de que el parto se acerca – pero no es inminente y por lo tanto no hay que ir al hospital, – es que el niño desciende para irse colocando en la posición de salida. Según parece también se nota – hay menos presión sobre tu estómago, puedes tanto respirar mejor, como tener menos acidez, el abdomen desciende e irás más al baño porque la vejiga está más presionada.

Entonces, ¿cuándo hay que ir al hospital? Si eres primeriza, tendrás que ir cuando las contracciones sean regulares cada cinco minutos y estés así al menos tres cuartos de hora. Según me han contado en los cursos de preparación, las que ya tienen más de un bebé no deberían esperar tanto y a las primeras molestias, acudir al centro hospitalario.

O si se te rompe la bolsa, es decir, si rompes aguas. En este caso, tendrás que estar atenta al color del líquido y comentarlo cuando llegues al hospital.

Y finalmente, si notas hemorragia – es decir, si pierdes una cantidad de sangre como en una regla o mayor. También acude al hospital si no notas al bebé.

Foto | El País – Luis Magán

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Derechos sanitarios para la mujer durante el parto 11 febrero 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *