2 diciembre 2009 Desarrollo, Salud

audicion

Hay que asegurarse de que nuestro hijo escucha bien antes de que cumpla dos años. La pérdida de audición en bebés y chiquitos hasta ahora era complicada de diagnosticar, generalmente era un problema que podíamos apreciar a partir de los 18 meses y hasta los 3 años. Porque el niño no empezaba a hablar o presentaba problemas en su comunicación habitual.

Tampoco se contaba con soluciones que fueran del todo eficientes en el caso que hubiera problemas. Pero en la actualidad, existen tratamientos y métodos de detección precoz que nos permiten minimizar mucho las consecuencias de una audición deficiente. Una salvación para las familias con chicos con problemas auditivos.

Existen pruebas que te ayudará a detectar si hay pérdidas de audición.
Con un simple test de dos minutos de duración (Emisiones Otoacústicas) y sin necesidad de colaboración, se puede saber desde el primer día de vida del bebé si en principio tiene o no dificultades de audición. Con un aparatito se envía un ruido que viaja por el oído del bebé, sí lo reciben las células de la cóclea, envían un ruido de vuelta que se pude recoger.

Esta prueba no es definitiva. Si se manifiesta un posible problema, el especialista pide una segunda prueba (Potenciales Evocados Auditivos del Tronco Cerebral) en la que se confirma (o no) el primer diagnostico y se define el grado de pérdida de audición. Se realiza mientras el niño o el bebé duerme, con unos electrodos que recogen los estímulos con los que el cerebro responde. La respuesta nos da información de qué oído está afectado y en qué grado.

Fuente | Dr. Francisco Moñiz – Otorrinolaringólogo.

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 diciembre 2009
  2. Los sonidos fuertes pueden dañar los oídos del bebé 14 abril 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *