27 junio 2017 Recién Nacido, Salud

bebes pequeños y hormona crecimiento

El hecho de que un bebé nazca con un tamaño inferior al que le corresponde, según los baremos marcados por las entidades sanitarias, no significa que vaya a tener un problema de crecimiento posterior. Hay niños que durante la gestación han podido tener alguna influencia negativa de parte de la madre, pero que una vez, en el mundo exterior, recuperan su crecimiento con total normalidad. En otros casos, tendremos que ver si los papás también son bajitos ya que la genética también marca su ritmo particular.

Sin embargo, existen otros casos en los que el bebé no lleva un ritmo de crecimiento adecuado y es debido a la ausencia de la hormona del crecimiento, también conocida como GH, y es aquella que segrega la glándula pituitaria, situada en el cerebro, y que influye directamente en el desarrollo de órganos y tejidos, como los huesos y los músculos. Según los datos, en España 5 de cada 100 niños nacen más pequeños de la edad gestacional que les corresponde. De ellos, el 10 por ciento necesitarán ser tratados con la hormona de crecimiento.

Un diagnóstico a tiempo es fundamental

El déficit de la hormona del crecimiento puede suceder por distintas causas que van desde complicaciones en el embarazo, un problema congénito hasta una enfermedad, un traumatismo o un tumor cerebral. Aunque no se ve afectada ni su inteligencia ni sus proporciones físicas, si se ve un anormal crecimiento a lo largo de sus primeros años, no alcanzando la talla normal en los niños de su edad. De hecho, pueden nacer con peso y talla normal e ir manifestándose meses después. Generalmente es a los 2 o 3 años cuando su pediatra puede alertar de esta carencia.

Aunque existen ciertas contraindicaciones y opiniones contrariadas dentro de la medicina, según los expertos es necesario que estos niños, que han sido diagnosticados, reciban un tratamiento especial para evitar las consecuencias negativas que su salud sufrirá en la edad adulta. Este tratamiento sólo pasa por administrar la hormona del crecimiento humana recombinante.

Hormona del crecimiento

El 10 por ciento de los bebés pequeños necesitarán un tratamiento preventivo

Según los datos de los que disponen las autoridades médicas de nuestro país, el 10 por ciento de los niños que tienen una talla más pequeña a su edad gestacional, deben ser tratados con esta hormona llegada a la edad de los 4 años, con el fin de alcanzar una talla más equilibrada llegada a la edad adulta. De no ser tratado a tiempo, las consecuencias serán irreversibles, no solo en la altura sino también en otros problemas fisiológicos como alteraciones cardiovasculares y metabólicas, en el neurodesarrollo o en el adelanto de la pubertad.

Puesto que pueden influir factores en el embarazo como la hipertensión, la diabetes o la exposición a productos tóxicos, es necesario que a lo largo de esos nueve meses la mujer esté totalmente controlada con el fin de evitar riesgos mayores. La prevención es, siempre, la mejor opción.

Vía | Alicante plaza
Fotos | Pixabay – Sanjasy y Consejos de tu farmaceutico

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *