25 septiembre 2013 Embarazo, Noticias, Salud

Bisabuela fumando y bebé con asma
Cada vez son más las investigaciones que salen a la luz alertándonos del grave peligro y las trágicas secuelas que quedan en el bebé cuando la madre es fumadora y lo hace durante el embarazo. Pero a nadie se nos hubiera ocurrido pensar que nuestros antepasados tuvieran una influencia tan certera y directa en las futuras generaciones. Si la bisabuela cayó en la tentación del tabaco, es más probable que nuestro bebé pueda padecer asma.

Al menos así lo afirman un equipo de expertos del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles, en Estados Unidos. Según estos científicos, el consumo de cigarrillos por parte de una embarazada puede causar graves problemas pulmonares crónicos en la tercera generación de su descendencia.

Este hecho se conoce como vínculo transgeneracional, y es la primera vez que se asocia la enfermedad del bebé con los hábitos de otras generaciones atrás. Aunque en estudios anteriores se había encontrado cierta similitud entre abuelas y nietos, todavía se ha llegado más allá. Según aquellas investigaciones se determinó que la causa del asma, en la segunda generación, era causada por una modificación epigenética, es decir, un factor ambiental que causa un cambio genético.

La nicotina, que afecta a las células del pulmón, hace que estos se desarrollen con ciertas anomalías, aquellas que provocan el asma. Por lo tanto debería ser razón suficiente para que aquellas mujeres fumadoras, se planteasen el hecho de prescindir de este hábito una vez se plantean el embarazo, no solo por su bebé, si no también por todos los que vendrán tras él.

Vía | Noticias de la Ciencia y la Tecnología
Foto | Pintores y pinturas

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 septiembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *