6 mayo 2009 Noticias, Nutrición, Salud

Hamburguesa con patatas fritas

Un grupo de científicos británicos ha analizado la composición y el contenido nutricional de más de un centenar de alimentos preparados para bebés y niños pequeños. Los resultados no han dejado lugar a dudas, algunos de estos productos son similares o peores que la que se ha venido denominando ‘comida basura’ por lo que es imprescindible extremar los cuidados cuando tengamos que comprar estos productos.

Este estudio forma parte de la Campaña sobre Comida Infantil (Childrens Food Campaign) elaborada en el Reino Unido para conocer la calidad de la alimentación de los niños y hacer un llamamiento a la población sobre las necesidades nutricionales de los más pequeños.

En total se analizaron 107 alimentos infantiles disponibles en los supermercados británicos durante el pasado mes de marzo. Los resultados mostraron que algunos contienen tanta azúcar y grasas saturadas como las galletas de chocolate o las hamburguesas con queso.

El grupo investigador ha puesto ejemplos concretos: las galletas para bebés de Farley’s contienen hasta un 29 por ciento de azúcar; y algunos bizcochos de Cow & Gate presentan en su composición grasas trans cuyos efectos están vinculados con determinadas enfermedades cardíacas. de hecho, no se aconseja su ingesta en exceso durante el embarazo porque pueden ser perjudiciales para el futuro bebé.

Sólo la mitad de los productos analizados tenían bajo contenido en sal, en grasas saturadas y en azúcar, contraviniendo las recomendaciones de los pediatras, expertos nutricionales y las agencias de estándares de alimentos.

Los responsables del estudio, además, llaman la atención sobre que algunos de los alimentos estudiados y cuyos resultados no han sido muy buenos, se publicitan como saludables y recomendables para los bebés. Por lo tanto, estarían haciendo uso de una publicidad engañosa.

Es cierto que los productos analizados han sido adquiridos en supermercados británicos, y puede que no sean los mismos ni parecidos a los que podemos encontrar en España. Sin embargo, no está de más que extrememos las precauciones a la hora de comprar comida para nuestros bebés porque podemos estar poniendo en riesgo su salud.

Vía | Swiss Info

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *