Tortícolis muscular

Tortícolis muscular

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    11 abril 2014     Comentario     2 minutos

Recordaremos algunas de las características de la tortícolis muscular. Su nombre científico es tortus collum (cuello torcido), se refiere a la inclinación del cuello y de la cabeza por diferentes razones. Cuando los padres detecten este problema es fundamental acudir al médico y así comenzar un tratamiento que suele basarse en una serie de ejercicios para que al poco tiempo la corrección sea completa.

Hoy queremos recordarte algunas de las características de la tortícolis muscular. Su nombre científico es tortus collum (cuello torcido), se refiere a la inclinación del cuello y de la cabeza por diferentes razones.

En el caso de que el problema aparezca en el recién nacido se denomina tortícolis muscular congénita. En estos casos aparece durante los dos primeros meses de vida y se vincula directamente al acortamiento del músculo esternocleidomastoideo.

En la mayoría de los casos son los padres quienes detectan que su pequeño suele tener la cabeza inclinada hacia uno de sus costados, además se puede llevar a detectar un pequeño bultito en el músculo lesionado que se hace presente en los primeros meses de vida.

En el 75 por ciento de los casos la inclinación de la cabeza es hacia la derecha y la barbilla del niño señala hacia la izquierda, puede presentarse una leve simetría facial que puede llegar a persistir aún después de corregida la tortícolis.

En el caso de que exista este problema es fundamental acudir al médico, quien comprobará si existe o no un caso de tortícolis y podrá establecer los pasos a seguir para corregir cada caso. El profesional deberá descartar otros problemas como las luxaciones rotatorias atlantoaxoideas, con hemivértebras o las alteraciones neurológicas.

El 20 por ciento de los niños que sufren de tortícolis muscular presentan algún grado de luxación de cadera. Por eso es fundamental que se revise al detalle la cadera incluyendo una ecografía al mes y medio.

Para el tratamiento se deberán realizar diferentes ejercicios. Los mismos serán indicados y supervisados (en un comienzo) por un experto en la materia. El médico o el fisioterapeuta deberá enseñar los ejercicios y controlar su eficacia. En poco tiempo se puede ver una evolución satisfactoria, al poco tiempo la corrección será completa.

Vía | Traumatología Infantil
Foto | Flickr – Daniel Villolbo


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.