Las formas de decir Te Quiero de un bebé

Las formas de decir Te Quiero de un bebé

Escrito por: Sacra    10 junio 2015     2 Comentarios     2 minutos

Desde mucho antes de nacer, nuestro bebé ya está creando vínculos afectivos con su madre. Con el tiempo irá ampliando su círculo social y creando nuevos lazos. Pero casi desde el mismo instante de su nacimiento, el bebé nos da señales para decirnos cuanto nos quiere.

Antes de que nuestro bebé nazca ya ha creado vínculos afectivos con su madre, por eso no es extraño que, incluso recién nacido y cuando nos parece que no se percata de nada, ya nos ofrezca ciertos gestos que bien pueden ser intuitivos o casi mecánicos, pero con los que nos está diciendo “te quiero”. Sonrisas, suspiros de bienestar o mostrar inquietud cuando no estamos cerca son algunos de ellos.

Pero a lo largo del crecimiento de nuestro bebé, y hasta que llegue a poder expresarlo con palabras, son muchas las señales con las que el chiquitín nos dice lo muchísimos que nos quiere. ¿Queréis conocerlas?

  • La mirada fija en los ojos de mamá cuando le está alimentando, sobre todo, es una de las primeras señales.
  • Escucha la voz de la madre y la busca con la mirada hasta encontrarla, incluso cuando está hablando con otras personas.
  • Llora cuando no ve a mamá. Al principio su seguridad depende de lo que alcanzan sus ojos, por eso es fácil que si no ve a su madre, llore desconsoladamente.
  • La sonrisa es uno de los primeros gestos que expresa un bebé cuando se encuentra satisfecho, tranquilo y feliz.
  • Los balbuceos son el primer modo de comunicación oral de nuestro hijo, con ellos quieren comunicar sus alegrías, sus sentimientos, reconociendo a los padres como sus primeros interlocutores.
  • Buscar a mamá estirando los brazos o gatear hasta ellos, es la mejor forma de buscar su protección, su cariño, al mismo tiempo que entregar, también, el suyo.
  • Cuando al bebé le sucede algo desagradable: una caída, un golpe, un susto… existe una necesidad imperiosa de buscar a sus padres, sólo con ellos se repondrá sin mayores consecuencias.
  • Los besos empiezan siendo pequeños mordisquitos o gestos de chuparnos la cara. Más tarde imitará aquello que vea en nosotros, aprendiendo a dar besos a través de los que él mismo reciba.

Vía | Consumer
Foto | Ni todo lo contrario


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.