28 diciembre 2013 Entretenimiento, Ocio

Villancico: ven, ven, ven

Inmersos en plenas fiestas navideñas no hay nada mejor que divertirnos con los niños siguiendo las tradiciones que nos han ido regalando nuestros antepasados. Aunque los tiempos cambien, vengan ofreciéndonos nuevas alternativas de ocio, hay ciertas costumbres que no van a poder cambiarse nunca, una de ellas es la de cantar villancicos.

En casa, alrededor del árbol o frente al Portal de Belén, haciendo ruido y buscando la armonía, que no siempre se consigue, entre todos, la música ocupa un lugar importante en la Navidad, por eso no es de extrañar que los villancicos sean, casi, la única banda sonora de esos días. Villancicos que nos han sido traspasados de generación en generación y que siguen sobreviviendo a través de una memoria colectiva que necesita seguir conservando sus tradiciones.

Hoy os presentamos otro de esos villancicos. Aunque ha decir verdad no es de los más conocidos, seguro que a alguien le es familiar, siendo uno de los elegidos en su repertorio navideño. Tanto si te apetece recordarlo, como si lo quieres incorporar a tu plantel de villancicos, aquí os dejo la letra y música, para seguir disfrutando de unos días muy especiales con los pequeños.

VEN, VEN, VEN

Se encuentra en un portal muy pobre
el Niño de María y José,
el Niño que en Belén naciera
buscando nuestra redención.

Ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven, ven, ven, que te quiero yo,
ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven mi amor.

Adoremos al Niño que acaba de nacer
en un portal muy solo entre pajas tiritando
entre la mula y el buey.
La Virgen lo adormece, el buey le da calor
y todos los pastores de rodillas le adoraban
por ser nuestro Salvador.

Ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven, ven, ven, que te quiero yo,
ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven mi amor.

Hoy suenan todas las campanas,
alegres porque ya llegó,
del cielo nuestro Niño bello
el Niño que en Belén nació.

Ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven, ven, ven, que te quiero yo,
ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven mi amor.

Allá por el Oriente
salió una gran estrella
avisando a los Reyes que en Belén había nacido
el Rey de la humanidad.
Los Reyes visitaron al Niño Rey que es Dios
y todos le llevaron oro, mirra y el incienso
en señal de adoración.

Ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven, ven, ven, que te quiero yo,
ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven mi amor.

Y siempre nuestro mes de Gloria
comienzo de la redención
la paz a nuestras almas llega
trayendo nuestra salvación.

Ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven, ven, ven, que te quiero yo,
ven, ven, ven, Jesús, ven, ven
ven mi amor.

Foto | Aprender Español

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 diciembre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *