23 septiembre 2009 Embarazo, Salud

Tratamiento de la embarazada ante la gripe A (III)

Para finalizar con las pautas terapéuticas que los médicos recomiendan seguir en el caso de las embarazadas que hayan contraído el virus H1N1, más conocido como la gripe A, os presentamos el resto de aspectos a tener en cuenta en esta situación. Aparte del tratamiento con los antivirales, la futura mamá no debe olvidarse de tener un control muy estricto de la fiebre que pueda tener. No hay que olvidar que es uno de los principales síntomas de esta patología.

  • Como ya sabéis, las gestantes sólo podrán mantener a raya a la fiebre con paracetamol, un medicamento seguro en el embarazo. En el caso de que ésta sea incontrolable o demasiado alta es preciso consultar con un médico de inmediato. No obstante, como no se debe salir de casa en ese estado esta consulta deberá hacerse a través del teléfono de emergencias médicas 061.
  • Beber muchos líquidos y lavarse la nariz con suero fisiológico también ayudan a pasar mejor la enfermedad aliviando los síntomas.
  • Como acabamos de señalar la embarazada enferma debe permanecer en casa aislada entre los siete y diez días siguientes a contraer la gripe A. Allí debe permanecer durante todo el tiempo con una mascarilla puesta a fin de evitar contagiar a aquellos que conviven con ella, con especial atención si hay niños.
  • El resto de los familiares que tengan contacto con ella también deberán llevar la mascarilla, en especial la persona que la vaya a cuidar. Se recomienda que quien atienda a la enferma sea siempre la misma a fin de evitar lo máximo la propagación del virus.
  • La higiene personal debe extremarse más aún si cabe y no compartir nada con el resto de los habitantes de la casa, eso incluye dormir en una habitación aparte y separada del resto.
  • Como última recomendación para las futuras mamás con gripe A es el reposo que evitará cualquier complicación al bebé. En este sentido se hace imprescindible controlar los movimientos fetales ya que en el caso de que se deje de sentir al bebé hay que acudir al servicio de urgencias de inmediato.
  • Finalmente, la embarazada debe informar a sus médicos habituales de su enfermedad. De hecho, el seguimiento de la evolución de la gripe A desde el momento en el que la embarazada es diagnosticada debe correr a cargo del médico de cabecera de la gestante así como de su ginecólogo, quienes deben estar al tanto del estado de la mujer desde el principio.

Pasada la enfermedad, el ginecólogo deberá realizar un examen completo para certificar que el feto se encuentra en perfectas condiciones.

Foto | CBC

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *