21 enero 2016 Embarazo

El sueño puede ser uno de los primeros síntomas de embarazo

El primer síntoma que me ha hecho sospechar que estaba embarazada, cada vez, ha sido el sueño. De pronto antes de comer me entraba un sopor irresistible y se me hacía muy complicado estar despierta. Aunque no siempre el motivo es un embarazo, sí es uno de los síntomas típicos de haber logrado la concepción. De hecho la fatiga es de de los 5 síntomas más comunes junto a las nauseas y vómitos, el exceso de gases, la sensibilidad en el pecho y el sangrado o la sensibilidad en las encías. Ten en cuenta que todos estos síntomas son frecuentes pero no todas las mujeres embarazadas los tienen, ni tendrían porqué tenerlos y, que cada embarazo es único.

La fatiga excesiva o el sueño se debe al importante aumento de la producción de la hormona progesterona durante el embarazo. Además de causar somnolencia diurna, la progesterona puede hacer que el sueño nocturno sea más ligero y con más despertares de lo habitual, lo que aumentaría la sensación de cansancio durante el día. A esto se unen algunos cambios en la sangre, una disminución del nivel de azúcar en ella, una menor presión y un aumento de la producción. Este síntoma puede aparecer tan pronto como una semana después de la concepción, antes de que tengas la primera falta o notes alguna otra señal.

La solución es teóricamente sencilla, descansar o dormir lo que te pida el cuerpo. Aunque en la práctica no siempre es posible, intenta aprovechar cada ratito que tengas. Se recomienda tomar alimentos ricos en hierro y proteína para tratar de combatir la fatiga. Alrededor de la semana 14 y hasta el comienzo del tercer trimestre, lo habitual es que la necesidad de dormir por el día disminuya o desaparezca. Si no es así habla con tu médico porque podría ser síntoma de anemia.

Foto | Flickr-Brandice Schnabel

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *