Embarazo, semana 14

Embarazo, semana 14

Escrito por: Belén    3 abril 2009     4 Comentarios     1 minuto

Ya estás en el segundo trimestre. El más tranquilo porque es en el que menos riesgos hay, generalmente desaparecen las molestias propias del embarazo, y la barriga aún no es muy grande y no pesa mucho. Es posible que empieces a sufrir estreñimiento. Las hormonas han relajado los músculos del intestino que ahora funcionan más […]

Ya estás en el segundo trimestre. El más tranquilo porque es en el que menos riesgos hay, generalmente desaparecen las molestias propias del embarazo, y la barriga aún no es muy grande y no pesa mucho. Es posible que empieces a sufrir estreñimiento. Las hormonas han relajado los músculos del intestino que ahora funcionan más despacio y con menos eficacia. Asegúrate de tomar una cantidad adecuada de fibra para prevenir o paliar este problema.

Las venas del pecho están más dilatadas y visibles. Las areolas pueden estar oscureciéndose y aumentando de diámetro. El cuerpo se está preparando para la lactancia. Desde el ombligo hasta la línea del bikini, puede aparecer una línea oscura conocida como línea nigra, que desaparece tras el parto.

El bebé ha comenzado a practicar ejercicios de respiración, exhalando e inhalando líquido amniótico. Su cuello se está alargando y su barbilla ya no reposa sobre el tórax. Está aprendiendo a mover y utilizar sus manos con movimientos reflejos.

El feto comienza a cubrirse de un vello fino, suave y abundante llamado lanugo. La piel está ligeramente enrojecida, es fina porque no tiene grasa debajo y por lo tanto se transparentan las venas. Las glándulas tiroideas han madurado y el bebé ha empezado a producir hormonas tiroideas.

El bebé ya pesa unos 45 gramos y mide entre 9 y 10 centímetros, el tamaño de una granada.

Más información | Kidshealth
Más información | Embarazo, semana 13
Foto | Texas DSHS


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.