9 enero 2011 Salud

Reconfirmado que no existe relación entre vacunas y autismo
Hablamos de ello hace ahora un año, se había confirmado que el estudio que vinculaba la triple vírica con el autismo, era un fraude. Detrás de él se ocultaban los intereses de unos padres contrarios a la vacunación infantil y un equipo médico sin escrúpulos encabezados por los doctores Andrew Wakefield y John Walker-Smith. El British Medical Journal ha reconfirmado esta información, que la triple vírica no tiene ninguna relación con el autismo, en un artículo y un editorial.

Brian Deer, el periodista que investigó las fraudulentas conclusiones del Dr. Wakefield y sus colegas y el supuesto nuevo síndrome, enterocolitis y autismo regresivo provocado por la vacuna, explica en un articulo publicado el 5 de enero en el BMJ como descubrió el engaño. Entrevistó a los padres de la mayoría de los 12 niños participantes en el estudio, comprobando que existían incoherencias y datos erróneos. Deer explica que:

  • Tres de los nueve niños que según el estudio tenían autismo, no han recibido tal diagnóstico nunca. Tan sólo un niño tiene claramente autismo regresivo.
  • Aunque el estudio declara que los doce niños estaban sanos y normales antes de la vacunación, cinco tenían problemas de desarrollo preexistentes documentados.
  • De algunos niños se dice que experimentaron los primeros trastornos de comportamiento unos días después de recibir la triple vírica, pero está documentado que estos aparecieron varios meses después de la vacunación.
  • En nueve casos con colonoscopias sin resultado histológico, se cambió el resultado tras una revisión médica por colitis inespecífica.
  • Se registró que los padres de 8 de los niños culpaban a la vacuna, pero 11 de ellos lo hicieron en el propio hospital. La exclusión de tres alegaciones, porque los síntomas aparecían meses después, ayudó a crear la idea de que los problemas comenzaban en dos semanas.
  • Los pacientes del estudio fueron reclutados entre activistas anti vacunas. El estudio fue encargado y financiado para plantear demandas.

En resumen, el fraude está más que comprobado. La ausencia de relación entre la triple vírica y el autismo también. Aún así, todavía hay quien piensa que esta vacuna puede perjudicar a sus hijos y sigue habiendo activistas que se apoyan en el falso estudio. El dr. Wakefield no puede ejercer en Reino Unido, sin embargo sigue haciéndolo en Estados Unidos.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr-Stevendepolo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 9 enero 2011
  2. Los médicos protestan contra los movimientos anti-vacunación 28 enero 2011
  3. 2 de abril: Día de la Concienciación sobre el Autismo 31 marzo 2011
  4. Hay padres que confían más en los famosos que en los médicos 21 abril 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *