22 abril 2016 Recién Nacido

Un trastorno para tener en cuenta

Hoy nos referiremos al síndrome de aspiración meconial, un problema que puede ser muy grave para el recién nacido. Es fundamental que conozcas la correcta forma de actuar y cuáles son las razones que lo provocan.

En el caso de que el bebé haga su primera deposición antes de nacer y al pasar por el canal de parto aspira el meconio esto podría llegar a obstruir los bronquios. Este transtorno, conocido como SAM (síndrome de aspiración meconial), puede ser peligroso para el bebé, el paso de meconio a su vía respiratorio puede darse en el momento del parto o aún cuando esté en el útero. Cabe destacar que es un problema muy poco frecuente, pero deberás saber su existencia ya que las consecuencias pueden llegar a ser graves para el pequeño

El meconio son las primeras deposiciones o heces del bebé recién nacido, su tono es negro o verdoso y se va formando lentamente en el intestino del pequeño a lo largo del embarazo. Es una mezcla de bilis, líquido amniótico y células que se desprenden del tubo digestivo. Es muy pegajoso y compacto.

Recordemos que durante la gestación la nutrición del bebé se lleva adelante mediante la placenta y no utiliza su aparato digestivo, aunque ocasionalmente puede ingerir pequeñas cantidades de líquido amniótico sin que esto lo afecte en nada. Esto ira generando un residuo intestinal que será el meconio. En la mayoría de los casos el meconio es expulsado cunado el bebé está fuera del útero.

En muy pocos casos el pequeño hará su primera deposición antes de nacer generando que el líquido amniótico se vuelva de color verde y turbio. Al momento de atravesar el canal de parto el bebé aspirará el meconio, al pasar por su vía respiratoria podría obstruir los bronquios generando una insuficiencia respiratoria aguda.

Estadisticamente se sabe que entre un 5 y un 15 por ciento de los partos existe líquido amniótico meconial y solo un 5 por ciento de ellos puede llegar a desarrollar el síndrome de aspiración meconial. Gracias a los diferentes controles existentes en el parto y al trabajo de los médicos este porcentaje cada vez es menor.

Vía | Web Consulta
Foto | Flickr – Roger S

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *