25 marzo 2013 Salud

Prueba de tuberculina

En este artículo te contaremos qué es y para qué sirve la prueba de tuberculina. Esta prueba es una opción, fácil y segura, que se usa para saber si se tiene tuberculosis.

Nos anuncia si en nuestro sistema inmune ha entrado algún bacilo tuberculoso, es decir, si tenemos memoria inmunológica. Existen diferentes motivos por los cuales se aconseja realizar este tipo de prueba.

Se lleva a cabo cuando se tiene una sospecha clínica de tuberculosis (entre los síntomas más frecuentes encontramos la tos crónica, la expectoración con sangre, etc). También se realiza cuando se ha estado con una persona tuberculosis, se piensa que el contacto estrecho con una persona enferma por un lapso de seis horas durante un mes puede ser suficiente para contagiarse.

También se realiza la prueba en niños de países y zonas con alta prevalencia de tuberculosis o en hijos de padres con problemas de adicción a drogas. Si son pequeños con inmunodeficiencias celulares se aconseja realizar la prueba de tuberculina cada uno o dos años.

Como te mencionamos anteriormente la prueba es fácil, solo se utiliza un derivado proteico purificado de antígenos del bacilo tuberculoso. La técnica usada se denomina técnica de Mantoux, los pasos para su realización son los siguientes:

Se debe inyectar 0.1 milímetros de PPD RT-23 en una parte superficial de la piel del antebrazo utilizando una aguja muy fina. La piel se deberá elevar unos 6 a 10 milímetros de diámetro formando una especie de pápula.

Esta zona no debe tocarse ni manipularse, no se debe rascar, no aplicar cremas ni apósitos. Si se puede lavar y secar suavemente en el caso de que fuera necesario.

Luego de 72 horas el médico pediatra o la enfermedad deberán palpar la zona de la punción y medir el diámetro transversal de la induración producida. Esta medición se debe hacer en milímetros.

Para su interpretación los profesionales tendrán en cuenta diferentes circunstancias:

  • Si se vacunó contra la tuberculosis
  • Existencia de la enfermedad en la zona
  • Antecedentes familiares de inmunosupreción
  • Tiempo que ha pasado desde el contacto con otro enfermo
  • Si existen síntomas de la enfermedad

Vía | Familia y Salud
Foto | Flickr – Scot Nelson

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 marzo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *