22 febrero 2017 Salud

Un problema que puede tener consecuencias si no es tratado

Hoy hablaremos de la anquiloglosia o lengua anclada, un problema que pueden sufrir algunos niños del mundo, se caracteriza por tener un frenillo muy corto, además de tener distintos grados para usar la lengua dependiendo de la clasificación del frenillo.

En el caso de ser un cuadro severo se podrá tener problemas que afectan al habla, en estos casos los profesionales podrán escoger por realizar una corrección quirúrgica. Si el pequeño puede extender la lengua hasta llegar a humedecer el labio inferior entonces no necesitará este tipo de intervención.

Causas de la lengua anclada

En estos casos vemos que la lengua se encuentra pegada al fondo de la boca por un frenillo lingual, esta banda tiene una estructura bastante gruesa y muy corta. Hasta la actualidad no se conocen las causas que la provocan pero se estima que los genes pueden jugar un importante papel. En algunas familias puede convertirse en un problema hereditario.

Síntomas de la anquiloglosia

Existen diferentes síntomas, en ocasiones vemos bebés que actúan de forma irritable, incluso después de comer, además pueden tener problemas para mantener e iniciar la succión en el pezón y al comenzar a alimentarse se cansa al uno o dos minutos, esto provoca que el bebé no llegue a alimentarse de forma correcta.

En estos casos vemos que la lengua se encuentra pegada al fondo de la boca por un frenillo lingual.

Otro síntoma común es que el bebé, al no poder prenderse al pezón, simplemente termine masticándolo, lo que provocará dolor en el pecho de las madres o que se vayan taponando los conductos galactóforos.

Este tipo de problema se puede detectar fácilmente en los controles médicos, o cuando se ven problemas en la lactancia. Muchos médicos pueden considerar que existe la anquiloglosia cuando el bebé y su madre tienen problemas en la lactancia o cuando la madre recibió apoyo en la lactancia materna por algunos días sin obtener buenos resultados.

Tratamiento para la anquiloglosia

En muchos casos, cuando existen problemas en la lactancia materna, se pueden manejar fácilmente, mediante los consejos de una experta en lactancia se pueden conseguir excelentes resultados.

También se puede realizar una cirugía, que se llama frenotomía, pero solo se realiza en muy pocas ocasiones. En esta intervención se puede cortar y liberar el frenillo que está pegado bajo la lengua.

Si se trata de una cirugía menor se podrá realizar en el consultorio médico, pero si el caso es más grave los expertos aconsejarán hacerlo en el quirófano del hospital. En estos casos se llama cierre con plastia en Z, se realiza con el fin de prevenir la formación de tejido cicatricial.

En términos generales no aparecen complicaciones, pero algunas veces sufrir de anquiloglosia genera problemas en el desarrollo de los dientes, en el habla y en la deglusión.

Vía | Medlineplus
Foto | Pixabay – Benkerckx

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *