5 agosto 2010 Compras, Desarrollo

Orinal portátil para utilizar en los lavabos públicos
Cuando nuestro peques empiezan a ir al baño hay que pasar una etapa en la que hay que estar dispuesto a poner al niño a hacer pipí en cualquier sitio. Y es que aunque ya son capaces de controlar los esfínteres, en muchas ocasiones, no pueden aguantarse y cuando quieren ir al baño ha de ser inmediato.

Además, aunque estemos en etapa de orinal, cuando estamos de paseo, de viaje o, en definitiva, fuera de casa la mayoría de las madres no llevamos el orinal a cuestas, aunque es cierto que hay algunos especialmente pensados para viajar. En esos momentos, tenemos que acudir a los wc públicos o en la propia calle, en el parque o… Otra de las opciones son los orinales con reductor o adaptador, algunos vienen pensados como tres en uno con escaleras incluso. La opción de la que os hablamos hoy es de los adaptadores plegables.

Estos aparatitos se desdoblan, se acoplan a la taza del wc y se sienta al niño encima. Cuando termina de hacer sus necesidades sólo tienes que cogerlo y volver a doblarlo y guardarlo en su propia bolsa. De este modo no tiene ni siquiera que tocar la taza del water habida cuenta de lo sucias que pueden estar las de los servicios públicos. Personalmente me parecen bastante cómodos e higiénicos. No ocupan casi nada, lo puedes llevar en un bolso y son baratos. Os contamos más detalles.

Por supuesto el niño tampoco tiene porqué tocar el inodoro ya que el propio adaptador viene con dos asas a los dos lados que permite a los niños agarrarse a el en el momento en el que están sentados encima de él. Sus dimensiones son 35,5 centímetros por 32. Y por ponerle una pega no se adapta en su totalidad a todos los inodoros, aunque no es necesario.

Estos reductores plegables los puedes encontrar en esas tiendas de puericultura que suelen tener de casi todo. En las que suelen tener los artículos más habituales no los encontrarás. Los hemos visto de dos marcas Olmitos o Saro, los hay en azul o en verde, ambos tienen dibujitos en la parte destinada al culete del niño, y vienen a costar entre unos ocho y 12 euros.

Por supuesto también lo puedes adquirir por internet, ya que son varias las tiendas en las que los tienen, aunque es un poco difícil dar con ellos porque en cada página los llamar de una manera diferente.

Foto | BRF Puericultura

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *