27 agosto 2015 Noticias, Padres y madres

comportamiento con la madre

¿Te has preguntado alguna vez por qué cuando tu bebé te tiene cerca empieza a lloriquear, lanzar cosas sin motivo o se enrabieta sin que venga a cuento, cuando hace un momento la abuela decía que estaba tan tranquilo y calmado? La respuesta que siempre obtenemos es que “mamá es más blanda y consentidora”, “el bebé te echa mucho de menos” o “no te hace caso porque te ha pillado el truco y sabe como conseguirlo todo”.

Y en parte puede ser así, si no fuera porque, a estas teorías meramente subjetivas, se ha unido un estudio realizado en la Universidad de Whasington, Estados Unidos, en el que han demostrado, científicamente, el porqué los niños se comportan peor cuando la madre está cerca que cuando están con otras personas. Según ellos, pura naturaleza.

Los científicos que han llevado a cabo este estudio tomaron como muestra a 500 familias estadounidenses en las que midieron ciertas variables: llantos, gritos, quejas, intentos de golpear o, incluso, dejar de andar o hablar. Tras la minuciosa observación de sus actuaciones, confirmaron que casi el 100 por cien de los bebés de 8 meses, en cuanto veían acercarse a su madre, dejaban lo que estaban haciendo para manifestarse a partir de un comportamiento extraño: lloraban, gritaban o se hacían pipí deliberadamente.

Se comprobó que si bien cualquier adulto les daba instrucciones en un tono normal, las madres debían elevar la voz mucho más para que los pequeños le hicieran caso.

Al parecer las culpables son las feromonas naturales que desprenden las madres y que son capaces de llegar al olfato del niño. Este estímulo lo entiende el niño como una fuente de alivio, por ello, de forma inconsciente, provoca un mal comportamiento para conseguir la atención materna.

Vía | Ser padres
Foto | Pixabay – Tania VdB

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *